Google
Domingo 24 de septiembre de 2006
Regional
“Si le va bien hasta consigue marido”



Tocar las puertas del infierno desde la tierra para colarse en el mundo de la prostitución ‘de exportación’ es cuestión de botar los prejuicios a la basura y lanzarse al vacío.

Bueno, también se necesita plata, pero eso, al final de cuentas, es lo de menos.

Por fortuna, en mi caso la intención de meterme en ese sórdido mundo obedecía al interés periodístico de contarles a los lectores de El Pais como es la odisea de las mujeres que ven en la venta de su cuerpo en naciones lejanas, la forma de alcanzar el paraíso.

Empecé buscando al amigo de un amigo, una persona de esas que lo ayuda a uno a irse al extranjero.

Lo esperé en una esquina de Zarzal, ahogada en el barullo del centro y en mis propias elucubraciones. Ninguna de las dos cosas me dejaba organizar el libreto.

Como si toda la gente supiera que hablaríamos de algo extraño, nos hicimos en la mesa de la cafetería que nadie quiere, al lado del baño.

-¿Por qué te quieres ir?, preguntó.

-Problemas, muchos problemas, dije, tras explicar que me quería largar como fuera, que no era sino que me dijera cómo.

-Entonces es cuestión de ponerse pilas y en ocho días estás fuera. Te recomiendo España, Francia, Italia o Alemania. El hombre clave está en Pereira. Yo hablo con él y cuadran, sentenció.

La ‘vuelta’, según mi ‘guía’, cuesta doce millones de pesos. Pero eso sí, el resultado es seguro. Si las autoridades pescan al cliente, el hombre de Pereira vuelve a mandarlo hasta que corone, sólo que el interesado debe comprar nuevamente el pasaje.

-Pero, ¿será que el tipo me puede ayudar a conseguir trabajo?....es que irme así no más....,agregué.

-Conseguir 'camello' no es fácil y más con papeles falsos...a no ser que esté dispuesta a trabajar con la ‘dea’...mejor dicho, como prostituta.

Luego de verme asentir con la cabeza, me dijo que habría que explorar varias probabilidades con distintas personas metidas en el negocio.

Cobran lo mismo o de pronto un poquito más. Ellos ponen a la mujer en el sitio y ésta trabaja por su cuenta, aseguró.

-“Eso es un oficio como todos, fresca. En Franfurkt, en una excelente noche, te puedes hacer US$500. Usted le ‘pega’ un añito y manda plata para Colombia y listo”, manifestó luego de bromear con que me iría bien, pues en esos países las latinas son muy apetecidas, amargo piropo que me hizo sentir como 56 kilos de carne colgada en la tienda.

La ruta, aseveró, es más fácil por Argentina. La ‘organización’ lleva a la interesada hasta allá y le saca papeles gauchos. El costo del hotel y la alimentación durante los dos o tres días de estadía están incluidos en los doce millones de pesos.

La idea es que en el destino hay otros latinos que reciben a la interesada, la ayudan a instalarse y la ponen a trabajar.

Me di cuenta, entonces, que no se trata de grandes pulpos que dominen el negocio, sino que, en muchos casos son pequeñas y medianas cadenas que funcionan voz a voz, tal como también lo afirman las autoridades.

Los tiquetes se compran en cualquier agencia de viajes como si se tratara de un turista y el asunto de los papeles “ya se tiene arreglado con la gente que es”, afirmó el contacto, cuya remuneración depende del triunfo de la operación y de la generosidad del cliente.

A veces, según pude establecer con personas que han hecho viajes similares, los del negocio ayudan a conseguir el dinero y con la prostitución se va pagando la deuda.

“Si le va muy bien hasta consigue marido”, fue la frase de despedida.

Prosiguieron conversaciones telefónicas hasta que uno de los encargados del negocio aceptó contemplarme en el equipo. Todas las gestiones se hacen siempre por un intermediario, los jefes no dan la cara.

Para concretar todo habría una cita en Pereira, en un lugar público y a plena luz del día.

Sin embargo, un requisito previo e irrefutable era un catálogo de fotos. Algo bonito, “artístico”, pero que destaque sus puntos fuertes, fue la definición.

Los pasos siguientes sólo los pueden contar quienes luego de mandar las fotos se aparecen al encuentro con la mitad de la plata en la mano. Toda en billetes.

Por eso, esta historia la sigue relatando Andrea, una joven de Cartago, quien empeñó la casa de su familia para pagar los once millones de pesos que le cobraba una red que prometió mandarla al Medio Oriente.

La Pesadilla. Ella nunca se preocupó por buscar a Tel Aviv en el mapa. Sólo quería estar segura de que vendiendo su cuerpo tendría la plata que no pudo recolectar como esteticista en Colombia y que dejó de ganar como ayudante de un traficante de drogas en Estados Unidos.

Creía que el año de cárcel que pagó en Norteamérica la había endurecido y que ser prostituta no sería peor.

Error. Lo vivido en Israel le dejó el corazón en carne viva. Dos años después de aquello todavía siente que se desangra con el mero recuerdo.

Su contacto fue un puertorriqueño, quien nunca le dijo que una vez en Tel Aviv perdería la libertad.

Según relata, llegó a una casa donde se encontró con mujeres de muchas nacionalidades, sobre todo latinas y orientales.

“Aunque parece raro, éramos ‘prostis’, pero nos mantenían muy tapadas, nada de exhibicionismo”, cuenta.

La plata con la que soñó se quedó allí, en sus sueños, pues permanecía con los bolsillos vacíos. Los ‘clientes’ le pagaban a los dueños de la casa y ella debía limitarse a cumplir órdenes.

Hoy, con los brazos y piernas robustas cuenta con rabia que únicamente le daban agua con pan cada dos días.

Aunque en ese entonces tenía 25 años empezó a parecer tan vieja como la hacían ver sus carnes colgantes. Al fin y al cabo había perdido diez kilos con la dieta del sufrimiento.

Los golpes y “eso de estar teniendo relaciones con más de un hombre y varias mujeres a la vez” laceraron su cuerpo y su espíritu.

Ahora, que su marido la hubiera dejado cuando la metieron a la cárcel y ser pobre parecían dolores minúsculos, casi ni estaban en la lista de sus angustias.

Afortunadamente para ella la pesadilla acabó. Tuvo un costo alto, pero lo valió.

Su familia pagó un rescate por ella y sus captores la dejaron irse. No le gusta decir cuánto fue ni cómo obtuvieron el dinero, sólo que las lágrimas de su madre costaron más que cualquier fajo de billetes.

“Ya pasó”, dice con los ojos aguados. Sólo añade, mientras hace un manicure, que quisiera estar en la cabeza de quienes algún día pensaron como ella.

“Que no lo hagan por Dios, ¿es que no se dan cuenta?”.

Se incrementan los destinos

El aumento de destinos para la trata de personas y la aparición de rutas terrestres hacia países de tránsito diversificaron la operación y las ganancias de este negocio ilícito.

A Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, España, Inglaterra, Alemania, Italia, Portugal, Holanda, Bélgica, Singapur, Tailandia y Japón, conocidos como receptores de ‘mercancía humana’, se suman Ecuador, Brasil, Egipto, Israel y Líbano.

Según la Policía, el abanico de los países de tránsito, donde las víctimas adquieran otra identidad, se amplió. Panamá, Ecuador, Venezuela, Perú y Bolivia entraron a la lista.

En ese sentido, las propias víctimas aseguran que allí las redes de tratantes cuentan con la complicidad de autoridades fronterizas e incluso de funcionarios de migración.

“Por ejemplo, tuve que amenazar a un cónsul colombiano en oriente medio, para que nos ayudara a regresar. Él sabía de los maltratos a los que éramos sometidas mi amiga y yo, pero se limitó a decir que aguantáramos y pagáramos la plata que habían dado por nosotras, eran $50 millones por cada una”, relató Jessica, una pereirana que vive escondida.

Ecuador es el nuevo destino que ha sorprendido a las autoridades. Actualmente opera una red de traficantes de personas que, con engaños, recluta jovencitas en Pereira, La Virginia, Dosquebradas, Belén de Umbría y Cartago.

Paola, una joven de 17 años, que vive en Belén de Umbría, fue una de ellas. Aunque hoy está en su casa, asegura que en el viaje voluntario que realizó iban 25 mujeres de la región a trabajar como prostitutas en San Gabriel, un caserío fronterizo en Ecuador. Allí recibían US$14 por cliente.

“Por mi edad no hubo problema porque un coronel de la Policía ecuatoriana, a quien le pagan US$100 por cada mujer que pasa la frontera, me consiguió una cédula con nueva identidad”, relató.

Viaje ‘laboral’

En el caso de los doce colombianos que viajaron hacia Israel y cuya travesía culminó en tragedia no hubo trata de personas, el propósito era conseguir un trabajo en ese país.

En el caso de los doce colombianos que viajaron hacia Israel y cuya travesía culminó en tragedia, no hubo trata de personas sino una aventura emprendida por personas desempleadas en busca de una mejor oportunidad laboral, según se ha podido establecer hasta el momento.

De esa docena de compatriotas que intentaron llegar al país hebreo de manera ilegal cruzando a pie la frontera con Egipto, sólo cuatro lograron su propósito, dos murieron en el intento y seis más permanecieron 45 días secuestrados por una red de traficantes de personas. Estos últimos fueron liberados y regresaron al país esta semana.

Las víctimas del secuestro que concluyó el pasado domingo 17 de septiembre fueron las pereiranas Beatriz Elena Restrepo González, Carolina Acosta Mejía, Maribel Alzate Valencia, Felisa Moreno y los caicedonitas Marlene Quinchicua y Jorge Duván Valencia.

Aurora Restrepo y Luz Adriana Ocampo murieron deshidratadas cuando intentaron atravesar a pie el desierto de Néguev. Quienes si lograron llegar a territorio israelí fueron Henry Roa, Luz Dary Hernández, Yamileth López y Juan Carlos Álvarez.

Tres datos claves

1. Del 2002 al 2004, la OIM, el DAS, la Interpol y el Grupo Humanitas realizaron el estudio Dimensiones de la Trata de Personas en Colombia publicado a comienzos de 2006.

2. Ese estudio registró un total de 74 casos de prostitución forzada, 8 de matrimonio servil, 6 de

servicio doméstico, 1 de trabajo forzado y otro de reclutamiento obligado con menores de edad.

3. En ese mismo periodo, la OIM estableció que el 98% de las víctimas eran mujeres. Para el DAS el 100% son mujeres mientras que para la Policía el 90% también son del sexo femenino.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
OTRAS NOTAS DE SECCION
Anuncio | 10:00 a.m. | Ampliación
Investigan muerte de Osama Bin Laden

Salud | 10:35 a.m.
Secretario de prensa de la Casa de Nariño sufrió un infarto

Volcán Galeras | 10:00 a.m.
Roban equipos de una estación de vigilancia

Propuesta
Plata de pasajes iría a ancianos
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia