Lunes
1 de Septiembre de 2014
Cali - Colombia

Home Cali On line Colombia On line Deportes On line Vivir
Encuesta
Las caleñas vistas por las caleñas

Por: Alda Mera. Reportera de El Pais

Lina Vélez, Ana Betty Henao, Marly Correa, Patricia Giraldo y Datzully Vallejo, modelos Top Class
Foto: Áymer Álvarez I El Pais
Las caleñas son rumberas como las palmeras, gustosas de dar frutos como el Valle que habitan, emprendedoras como corresponde a esta región pujante y liberadas como la brisa que respiran.

Este perfil se puede inferir de los puntos de vista que expusieron en una encuesta realizada por Analizar & Asociados para El Pais, en el que nuestras mujeres vuelven la mirada sobre sí mismas para plantear sus conceptos, exteriorizar sus anhelos y dejar escuchar sus voces.

Como mujeres de grandes afectos, las mujeres caleñas prefieren el matrimonio (54%) a la unión libre (25%) o por encima de la soltería (18%), pero en lo posible con un hombre mayor (71%) y soltero, pues un 87% aún mira con recelo al hombre casado.

Sin embargo, esta tendencia al matrimonio no es gratuita, pues ahora gozan de 'garantías electorales' como la convivencia prematrimonial. De hecho, un 57% quiere ir a la fija y ensayar primero para no correr riesgos de una eventual separación posterior.

Fue lo que hizo Marisa*, una caleña que partió a Miami en busca de un nuevo destino. "Allá conocí a Isaac*, nos enamoramos y me propuso matrimonio, pero como él es judío preferí convivir con él para estar segura de que las diferencias culturales no iban a ser obstáculo en nuestra relación. Siete meses después, cuando tuve la certeza de que todo funcionaba sin problemas, nos casamos en una ceremonia mixta".

La investigación también deja claro que la infidelidad ya no es patrimonio exclusivo de los hombres y que cada vez más mujeres se dejan tentar por alguien diferente a su pareja. De hecho, un significativo 34% de las caleñas confiesa haberse echado al menos una cana al aire.

"Yo lo fui -confiesa Patricia*-. Durante los catorce años que duró mi matrimonio la convivencia con mi esposo fue difícil, él era demasiado celoso y posesivo y me maltrataba, pero yo no era capaz de separarme por mi hija y porque no tenía un ingreso estable para vivir solas. Cuando él se fue a trabajar a Barranquilla, empecé a laborar y a los dos años conocí a Julián*, nos enamoramos y llegamos a la intimidad. Cuando mi marido volvió le plantee la separación, a lo cual se negó con ira. Después de muchos inconvenientes y sin separación de bienes, logré librarme de esa relación, pero sin confesarle la verdad. Me habría matado", recuerda.

MATERNIDAD. La maternidad sigue siendo un tema importante en la vida de las caleñas, pero cada vez son más (25%) las mujeres que dentro de su proyecto de vida no tienen previsto traer un hijo a este mundo. Un 53% de ellas la sigue considerando la realización máxima del género femenino y un 22% ha considerado esa posibilidad, mas no la ve indispensable para su realización personal.

"Tengo clarísimo que no voy a tener hijos", dice una joven publicista con énfasis en mercadeo, de 26 años. "Es una responsabilidad que no quiero asumir, quiero realizar mi proyecto de vida de manera independiente", añade.

Pero son muchas las que no conciben su realización personal sin hijos. "Me casé de 20 años, a esa edad tenía definido que formar una familia era mi prioridad. Tuvimos la parejita, y aunque no esperábamos más, nos dio alegría a mi esposo y a mí recibir un tercer bebé, ellos son mi fuente diaria de felicidad", revela Yolima*, una ejecutiva de una importante EPS nacional.

Como ella, la encuesta revela que las caleñas prefieren ser madres jóvenes. Sólo un 10% tendría sus hijos después de los 30 años, mientras al 48% le parece ideal dar a luz entre los 25 y los 29 años. Índice muy seguido de un 37% que lo haría más temprano: entre los 20 y los 24 años.

Zulma Gómez, una ama de casa madre de dos preadolescentes, es de las que asocia maternidad con juventud. "Quería tener mis hijos cuando aún fuera saludable, llena de energía para disfrutar verlos crecer", dice.

A pesar de que estudió administración, ella forma parte de ese 57% dispuesto a sacrificar el ejercicio de su profesión por dedicarse a la crianza de sus hijos mientras hace rutas de transporte escolar, pese a esa tendencia en aumento de un 43% que da prioridad a su realización profesional.

"La base de la crianza está en manos de las mujeres y nosotras sí ponemos por delante nuestros hijos por encima de lo que sea", dice Gloria Elena Arizabaleta, una abogada de 33 años.

Ella es fiel testimonio de que ser madre soltera no es ningún tabú en el nuevo milenio, pues el 89% de las interrogadas estaría dispuesta a enfrentar un embarazo no deseado y un 85% a asumir sola la crianza de su hijo.

"Las mujeres ya hemos caminado un sendero en el que nos hemos dado cuenta de que podemos trabajar, levantar los hijos y realizar buenas cosas sin un acompañamiento; obviamente que lo ideal para la crianza del niño es la familia, pero no implica una camisa de fuerza. Nosotras podemos salir adelante solas", dice esta madre de un niño de 3 años y medio.

EDUCACIÓN SEXUAL. Las caleñas muestran una marcada apertura mental respecto de temas como la homosexualidad, pues un 63% aceptaría a un hijo con esa orientación sexual. Sin embargo aún existe un 33% que pondría a ese hijo 'diferente' en una terapia psicológica.

Johny* es un joven de 21 años, a cuya madre le cuesta trabajo aceptar que su vástago es 'gay'. "Cuando sentí que no podía más con esta carga, decidí decirle la verdad. Mi mamá rompió en llanto y se cerró en un 'no, no, no puede ser'. Al principio me daba cantaleta y sólo con ayuda psicológica ha aprendido a aceptarme como soy, lleva como un año en ese proceso, a veces me pregunta por mi pareja, le contesto lo necesario, pero no entro en detalles, porque si por ella fuera, que me quedara solo para vestir santos".

Sin embargo, la sexóloga Liliana Arias opina que "el hijo es hijo independientemente de su orientación sexual y esa mayor liberalidad de las encuestadas correlaciona con haber asumido en Cali la revolución sexual de los años 70 y plantear la sexualidad como parte integral del ser humano y no como mecanismo reproductivo, como nos lo enseñaron históricamente".

De otra parte, un preocupante 6% de las encuestadas confesó haber sido agredida sexualmente, cifra muy reveladora sobre el alto grado de maltrato que hay hacia la mujer y su sexualidad.

Índices que ya no sólo son altos sino reiterativos. Como le sucede a Mónica*, una joven que ha sido violada tres veces por un individuo de su barrio, donde lo ve a diario y tiene que convivir entre el temor de sus amenazas de muerte y la pobreza que le impide ir a vivir a otro lugar.

PERSONALIDAD. Al autodefinirse, el calificativo con el que más se identifican las mujeres de Cali es 'emprendedora' (50%), seguida del de rumbera (30%).

El sicólogo Carlos Alberto Segura explica que "emprendedoras y rumberas sí son porque en las interacciones sociales uno encuentra mujeres activas, trabajadoras. Hay desde ejecutivas, además en aumento, hasta obreras que se capacitan, que trabajan de día, estudian de noche y además son madres, proyectan esa gran capacidad; están las empresarias, las comerciantes, las microempresarias, es fácil encontrar en cualquier esquina de la ciudad una mujer de estas características, igual que le guste la rumba porque Cali es una ciudad muy alegre y salsera", afirma.

Y sexualmente se siente liberada un 60%, mientras un 30% se reparte por partes iguales entre las 'conservadoras' y las 'ardientes'.

De hecho, un 74% tendría una relación sexual ocasional, eso sí, previa exigencia del uso del condón. De esta característica da fe Manolo*, un ejecutivo de 33 años. "Uff, las caleñas son liberadísimas. Ellas tienen sexo a la primera o segunda salida, preguntan sin tapujos '¿tenés condón?' y al otro día te llaman normal. No me estoy inventando nada, pero la mujer caleña es muy extrovertida, creo que influye mucho el clima porque se insinúan demasiado y esta misma mujer bonita cubierta de abrigos en Bogotá no inspira lo mismo en uno que cuando exhibe un buen escote, el ombligo y las caderas".

Para la sexóloga Liliana Arias no es extraño la percepción de Manolo, pues, sostiene, la mujer caleña y la gente de aquí siempre han mostrado una mayor apertura hacia la sexualidad. Tal vez porque aquí están las primeras universidades, como la del Valle, e investigadores como María Ladi Londoño, que abordaron el tema en Colombia y en América Latina.

"Pero esa apertura sexual no es aislada de su autodeterminación como mujer, como persona y como líder en el campo social y de desarrollo, en el sector público o privado; es una actitud que corresponde a su autoestima, a su capacidad de liderazgo e intelectual, a su asertividad y por lo tanto, a su manejo de su autodeterminación erótica", explica Liliana Arias, decana de la Facultad de Salud de la Universidad del Valle.

Ese perfil de emprendedoras y liberadas sexualmente denota el camino recorrido por la mujer, que le permite a un 88% de ellas asociar a los hombres caleños al machismo. "A las mujeres que distamos de aquella ama de casa que ha permanecido cuidando a sus hijos y al interior del hogar, nos ha costado más salir adelante porque los hombres nos cobran esa calidad de mujer profesional. Nosotras hemos avanzado muchísimo, pero aún sentimos el látigo del machismo, en especial en la parte laboral", dice Gloria Elena Arizabaleta.

No en vano el 58% siente que no tiene la mismas oportunidades laborales que los hombres. "La mayor demostración es la demanda que tuvimos que interponer al señor Alcalde de Cali desde la Unión de Ciudadanas de Colombia, porque no cumple la Ley de Cuotas y sus justificaciones no son satisfactorias porque en su administración las mujeres no están en los niveles de toma de decisiones, sino en niveles secundarios. Y ese no es el espíritu de la Ley de Cuotas. La mayoría de las mujeres capacitadas para desempeñar una función en el manejo del Estado seguimos siendo discriminadas de las líneas de poder", dice Nereida Bravo, presidenta de la entidad a escala seccional Cali y vicepresidenta nacional.

No obstante, un 65% de las preguntadas siente que recibe igual remuneración que los varones, ante un 25% que manifiesta estar peor retribuidas que ellos.

Indicador que Nereida refuta: "Ese 65% está desfasado, las mismas mujeres nos lo expresan a diario que todavía existe la discriminación por sexo en algunas empresas, y cuando ocupan un cargo público o privado, los salarios de ellas están por debajo de los de los señores por tradición. La mujer siente y padece la discriminación salarial".

SOCIEDAD. La ciudad y la comunidad no les son ajenos a la mujer caleña. El 64% se queja de que la participación femenina en las decisiones de la ciudad es muy poca.

Tal vez como reacción a ese marginamiento, un 73% afirma que votaría por una candidata a la Alcaldía. Porcentaje que Nereida Bravo atribuye más al deseo. "Ojalá ese resultado fuera el reflejo de un sentimiento, pero en la práctica la realidad nos ha demostrado que las mujeres tienen poca credibilidad frente a su congéneres, sobre todo entre los estratos más bajos. En el Concejo, en el municipio, en las JAL la presencia femenina baja cada día y eso nos preocupa".

No es gratuito que ellas consideren que les deben dar más oportunidades en el sector público, pues el 43% de quienes respondieron la encuesta de Analizar & Asociados sostiene que se consideren más honradas que ellos, aunque un 46% las confronte al decir que 'la honradez no es cuestión de sexo'.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
OTRAS NOTAS DE SECCION
Ecuador
Uribe inicia visita a Quito, en medio de repudio indígena

Emergencia
Wilma se dirige a Cuba y Florida tras azotar la península de Yucatán

Paz
Desmovilización de paramilitares no terminará en diciembre

Gobierno
Educación el botín más codiciado del municipio
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia