Google
Lunes 28 de marzo de 2005
Narcotráfico
Wenceslao, el temible ‘señor de la motosierra’



Este es Wenceslao Caicedo Mosquera, ‘el señor de la motosierra’, capturado en Ecuador en las últimas horas.
Foto I El Pais
Alias ‘W’ fue capturado en Manta, Ecuador, cuando intentaba comprar dos barcos más para su flota usando una cédula falsa de ese país. Sus padres y hermanos también fueron detenidos.

A Wenceslao Caicedo Mosquera, el temible alias ‘W’, lo delataron el miedo que le tienen sus propios amigos en el mundo del narcotráfico y, en especial, su particular forma de liquidar a sus enemigos: despellejándolos con un hacha o descuartizándolos con una motosierra que él mismo opera.

Perseguido por las AUC, las Farc, su antiguo aliado y mentor alias ‘Don Diego’ y hasta por su actual socio, alias ‘Jabón’, además de las autoridades colombianas y de Estados Unidos, este hombre, al que se le atribuye un número indefinido de muertos, se encontraba refugiado desde hacía dos meses en el puerto ecuatoriano de Manta, Ecuador, donde tenía el nuevo puesto de mando de su vasto imperio criminal.

Allí fue finalmente cazado el pasado fin de semana tras una operación conjunta de la Policía ecuatoriana y la Dijin de Colombia, cuando se disponía a negociar, usando una cédula ecuatoriana falsa, tres barcos para su flota particular compuesta por 13 pesqueros más, atracados principalmente en los puertos de Buenaventura y Tumaco.

Con ellos, y numerosos laboratorios móviles a lo largo de la Costa Pacífica, este hombre movía su empresa ilegal, operada básicamente con miembros de su familia: el transporte de drogas y armas, negocio que le ha dejado una fortuna cercana a los $20.000 millones.

Por eso, con él fueron capturados sus padres Mario Raimundo Caicedo y María Georgina Mosquera García, sus hermanos José Ray y Anabel, y seis personas más de su círculo personal, en allanamientos simultáneos en Cali, Buenaventura, Tumaco, Yumbo, Calima-El Darién y Manta, Ecuador.

Estas últimas fueron identificadas por la Dijin como Carmen Xiomara Angulo, Teodosia Germania Nieves Quiñonez, Carlos Hernán Paredes Asprilla, Felisa Isabel Nieves Quiñonez, María Xiomara Vallecilla y Ana Dolores Cuesta Quiñonez.

En la operación, bautizada por las autoridades binacionales como ‘Pacífico’, se allanaron numerosas propiedades, entre ellas seis casasquintas en Ciudad Jardín de Cali, diez vehículos lujosos último modelo, cuatro de ellos blindados, cuatro cuatrimotos y dos motos.

Asimismo, US$4.630, cinco millones de pesos en dinero colombiano, cinco armas de fuego de largo y corto alcance, 44 equipos de comunicación (entre celulares, avanteles, beepers y radios), un computador portátil y numerosas joyas avaluadas en 500 millones de pesos, entre ellas varios relojes Rolex de oro.

Según el director de la Dijin, coronel Óscar Adolfo Naranjo Trujillo, una vez se tuvo el dato de dónde estaba Wenceslao, también conocido como ‘el señor de la motosierra’, se alertó a la Policía ecuatoriana que procedió a su captura. Luego, en medio de un impresionante dispositivo de seguridad fue trasladado hasta el Puente de Rumichaca, en la frontera, donde fue entregado a la Policía de Colombia.

El capturado, que fue movilizado en una tanqueta de guerra por seguridad, fue presentado a los medios de comunicación en Cali y de inmediato trasladado, junto con los demás detenidos, a la ciudad de Bogotá, donde espera ahora una posible extradición a los Estados Unidos.

Una historia de sangre. Para el director de la Dijin, coronel Naranjo Trujillo, un hombre curtido en la lucha contra el narcotráfico, alias ‘W’ no es cualquier criminal. “Es el peor asesino que haya nacido, en muchas décadas, en el Valle del Cauca y el país”, sostiene sin ambages el alto oficial. De ahí la importancia sustancial de su captura.

Según los sabuesos que le han seguido la pista durante años, Wenceslao, nacido en Buenaventura hace 40 años, era un humilde lanchero que se inició en el mundo del hampa como un ‘pirata terrestre’, asaltando los camiones en la vía Buenaventura-Buga-Cali con muy pobres resultados.

En 1993 es capturado y condenado a dos años de prisión por este delito, condena que termina en 1995, año que marcaría el giro dramático de su vida.

Una vez libre, este hombre de tez negra, corpulento y de mirada fiera, se va a las selvas de Tumaco donde se emplea como trabajador en los complejos cocaleros propiedad del narcotraficante Milton Zambrano, de los cuales, poco tiempo después, termina como administrador.

Un día, según la Policía, con la ayuda de Diego Montoya Sánchez, alias ‘Don Diego’, y del Bloque Libertadores de las AUC, Wenceslao asesina a su propio patrón destrozándolo con un hacha, y proclamándose dueño y señor de todas sus propiedades.Todo aquel que lo desafió o quiso vengar este homicidio que desató una larga guerra entre narcos de la región, fue ultimado de una forma atroz: desmembrado vivo con una motosierra por ‘W’ en persona. Desde entonces, se sabe que lleva en su vehículo su propia arma de dotación: un hacha reluciente y bien afilada.

EL NUMERO
30 hombres hacen parte de la escolta personal de Wenceslao Caicedo Mosquera, según informes de la Dijin.
El poder acumulado por el sangriento asalto y la fiereza de su temperamento, rápidamente le abrieron el camino a Wenceslao en el mundo de la mafia, de la cual se convirtió en el procesador y transportador de droga más importante del continente.

En sus barcos pesqueros y en sus lanchas rápidas ‘go fast’ (prácticamente el creador de este sistema), este hombre sacó desde 1995 decenas de toneladas de coca hacia los Estados Unidos y Europa, según los reportes de inteligencia del Estado.

De acuerdo con la Policía, Wenceslao tuvo la osadía, respaldada en su brutalidad criminal, de trabajar para grupos e intereses enemigos. Transportó coca para las Farc pero también para las AUC y para las diferentes facciones del Cartel del Norte del Valle al mismo tiempo.

En sus barcos cubría las rutas desde altamar a las costas de Ecuador, Colombia, Panamá, México y Los Angeles, y por San Andrés a Costa Rica, España y el resto de Europa. De venida, muchas veces trajo armas para los grupos armados ilegales.

La caída. Sin embargo, servir a tantos patrones al tiempo le trajo a alias ‘W’, ‘Quincy’ o ‘El Doble’, como también se le conoce por los atajos del río Mira, la acuapista por donde saca la droga hacia el Océano Pacífico con el apoyo de las Farc, comenzó a generarle problemas.

Hombres como ‘Don Diego’, entonces su principal socio, y los jefes de los grupos de las AUC y las Farc, comenzaron a verlo como una amenaza potencial.

Esta nueva situación de Wenceslao tuvo su primer aviso el 3 de octubre de 2004, cuando un comando sicarial al mando de Carlos José Robayo, alias ‘Guacamayo’ (recientememnte capturado en Bogotá), del ejército privado de ‘Don Diego’, intentó asesinarlo cuando departía con su familia en la finca La Cascada, ubicada en el corregimiento de Villagorgona, en Candelaria, del cual resultó ileso escapando por el río Cauca.

Sin embargo, doce personas, entre ellas dos de sus hermanos y un cuñado, murieron acribillados, mientras cinco acompañantes más quedaron heridos.

La Policía Metropolitana reveló que, entonces, Wenceslao se refugió en distintas zonas del país, incluso en Bogotá, desde donde se habría trasladado a Ecuador hace dos meses para huir de la persecución de sus enemigos y de las autoridades.

“Todos le estaban temiendo ya a su ferocidad y a su poder”, explicó el coronel Naranjo, razón por la cual, finalmente, un informante dio el dato clave que los llevó hasta donde ‘el señor de la motosierra’ en Manta, cuando compraba más barcos.

Ahora, este hombre y su familia, recluidos bajo estrictas medidas de seguridad en un lugar de Bogotá, comienzan a enfrentar un proceso que podría conducirlos a una corte en Estados Unidos.

LA CASA DE LAS TORTURAS

La Dijin, en coordinación con la Policía Metropolitana, realizaron una serie de allanamientos a las propiedades de Wenceslao en Cali, Buenaventura, Calima-El Darién, Yumbo y Ecuador.

Además de su pasión por el hacha y la motosierra como armas para asesinar a sus enemigos, Wenceslao Caicedo Mosquera también tenía el gusto por la tortura.

Según los investigadores, alias ‘W’ solía primero someter, mediante procedimientos crueles, a sus víctimas, a las cuales luego desollaba prácticamente vivas.

De acuerdo con la información entregada por la Dijin, además de la estrambótica casa de 2,5 millones de dólares construida en las afueras de Tumaco (con todas las paredes, aún las externas, enchapadas en mármol rosado de Carrara), este hombre tenía seis viviendas lujosas en Ciudad Jardín de Cali.

Sin embargo, una de ellas es verdaderamente tenebrosa. Desocupada hace unos dos años, las autoridades encontraron habitaciones llenas de sangre seca por todos los pisos y en las paredes rastros dejados por las uñas de personas que al parecer eran brutalmente torturadas y que en su desesperación intentaban adherirse a los muros enrojecidos.

“Este sin duda era una casa de torturas que alias ‘W’ usaba para someter a sus enemigos”, reveló el coronel Naranjo.

EL DATO CLAVE

Las autoridades han incautado propiedades de alias ‘W’ en Cali, Buenaventura, Pasto, Calima, Yumbo y Tumaco por varios miles de millones de pesos.



 

  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia