Google
Lunes 22 de junio de 2009
Colombia
El misterioso ‘doctor’ que puso en aprietos a la Corte

Por Arcadio González Ardila | Enviado Especial de El País - Neiva (Huila)

Tranquilidad. La vida en el municipio de Rivera no se ha visto afectada por las polémicas que envuelven a Ascencio Reyes Serrano, a quien prácticamente nadie lo conoce ni ha oído mencionar.
Arcadio González / El País
En el Huila pocos dan razón de Asencio Reyes, el empresario amigo de varios magistrados.

Ascencio Reyes Serrano, el polémico empresario que desde hace varios meses se convirtió en el principal objetivo de los organismos de investigación del Estado por sus supuestos vínculos con el narcotraficante italiano Giorgio Sale, y con varios personajes claves del aparato de justicia nacional, es literalmente un personaje desconocido en su tierra natal, el Huila.

Sobre él se tejen muchas historias en Neiva, la capital departamental, así como en la que sería su patria chica, el turístico municipio de Rivera, a unos 20 kilómetros más al sur.

Reyes Serrano salió del anonimato por cuenta del agasajo que ofreció en junio de 2006 en honor del magistrado Yesid Ramírez Bastidas, cuando asumió la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia, (ver nota anexa).

Paradójicamente, a pesar de ser probada su cercanía con el poder judicial, la Fiscalía y el generalato de las Fuerzas Militares y de Policía, Ascencio Reyes es desconocido por sus coterráneos, incluidos los medios de comunicación de Neiva.

“Lo último que supimos de él fue la reunión social que le ofreció al magistrado Yesid Ramírez, pero aquí no pasó de ser un acto social como tantos que organizaba. Realmente se fue hace muchos años del Huila”, comenta un periodista.

Otro comunicador dedicado a la información judicial sostiene que Reyes “es tan desconocido en Neiva, que las últimas informaciones que tenemos son las que ha publicado la prensa nacional pero aquí no tuvieron ninguna trascendencia”.

De hecho, para este informe El País indagó entre varios dirigentes huilenses pero todos dijeron no conocerlo personalmente, salvo que hace años su nombre era muy mencionado en los altos círculos sociales y que en alguna época tuvo algunas inversiones en la ciudad.

En la calurosa Neiva y en Rivera son muy pocos los que lo tienen presente y quienes se atreven a hacer algún comentario lo hacen en voz baja.

Un abogado y catedrático que lo conoció dos décadas y media atrás, dice que “así como llegó a Neiva, ese tipo se fue de un momento a otro, pero venía de cuándo en cuándo a hacer relaciones públicas”.

Y es que diversas fuentes lo definen como “un lobbista de profesión”, pues desde que llegó a esa capital siempre tuvo estrechos vínculos con la alta sociedad opita, en particular con la cúpula judicial pero nunca con la dirigencia política.

Pese a ello, existen versiones en el sentido de que Reyes habría colaborado con las campañas de los ex gobernadores del Huila Rodrigo Villalba -también oriundo de Rivera- y del asesinado Jaime Losada Perdomo. Otras lo señalan de haber sido muy cercano al inmolado ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla y no faltan las que apuntan a que habría financiado campañas políticas locales y regionales.

Carismático y cautivador

“En Neiva jamás le conocimos esposa, aunque siempre estaba rodeado de bellas mujeres. No era ostentoso, andaba sin escoltas, sin carros blindados y sin lujos llamativos. Donde llegaba caía bien, nunca fue rechazado por nadie”, recuerda el abogado y catedrático.

Y agrega que en los círculos sociales causó sorpresa, hace más de 20 años, cuando Reyes Serrano compró unos apartamentos sobre la Avenida Tenerife que tuvieron problemas judiciales, pues al parecer los canceló con cheques sin fondos. Después esos inmuebles cambiaron de dueño, fueron remodelados y hoy son un lujoso condominio.

No obstante, la fuente no descarta que el polémico empresario hubiese llegado a tener negocios turbios pues “por esa época fue cuando se hicieron los grandes capitales oscuros. Claro, también hay que reconocer que aquí se le conoció como un hábil negociante”.

De su familia es poco y nada lo que se sabe, salvo que se dedicaba en el municipio de Rivera a la agricultura y que eran personas de clase media. Tampoco de sus estudios o su profesión, pues era más conocido como un próspero empresario que tuvo varias inversiones en el Huila, que como ‘Doctor’.

Justo en el caluroso Rivera, un municipio de unos 20.000 habitantes, son pocos los que lo recuerdan, ni siquiera las personas de edad mayor que conocen como nadie la historia de su pueblo.

En el parque principal, los adultos mayores dicen no haberlo escuchado mencionar, mientras el registrador Jairo Lima Vargas da fe de que “no aparece cedulado en Rivera, y tampoco tenemos copia de su registro civil”.

Voceros de la Policía tampoco habían escuchado su nombre, ni siquiera por los más recientes informes periodísticos.

Un concejal del municipio -que prefiere el anonimato pues aún recuerda la masacre de nueve de sus colegas que cometieron las Farc hace tres años- asegura haberlo conocido hace varios años, pero en Neiva.

“Jamás he oído hablar de esa persona aquí en el pueblo. Cuando las revistas comenzaron a hablar del escándalo sobre ese señor, por ahí dijeron que era de Rivera, pero no lo conozco”.

Un ex alcalde de la misma población agrega que sí lo conoció hace muchos años en la capital. “Tenía un supermercado en la Avenida Tenerife. Eso fue por allá en 1990 ó 1992. A ese supermercado iban a mercar todos los policías de Neiva para que les descontaran por nómina. Por eso era conocido como comerciante”.

Otro dirigente regional dice que Ascencio Reyes Serrano era muy conocido porque “le gustaba patrocinar eventos culturales, los reinados de barrio y las Ferias de San Juan”. Una líder de Rivera comenta que al enigmático Reyes le sucedió lo que a otro reconocido empresario de la región: surgieron de la nada.

“Hace como 20 años se hizo una reunión social del más alto nivel en Neiva. Allí ambos fueron presentados en sociedad como ‘doctores’, los hicieron famosos. Pero Ascencio se dedicó a cultivar sus amistades en la rama judicial del Huila. Se decía que allí hasta el nombramiento de una aseadora tenía que pasar por sus manos”.

Incluso varias versiones coinciden en que fue precisamente Reyes quien hizo lobby en Bogotá para que a Yesid Ramírez lo eligieran magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Otros ‘coletazos’

Los seguimientos de la Uiaf a los bienes de Ascencio Reyes dieron pie a que la Comisión de Acusaciones de la Cámara abriera investigación a tres magistrados de la Corte Suprema y un ex magistrado de esa corporación.

El Fiscal Mario Iguarán, amigo personal de Reyes, también salió salpicado, pues en su momento se dijo que el polémico empresario habría asistido a su posesión en la Casa de Nariño.

La Uiaf registró transacciones entre varios magistrados y Ascencio Reyes.

El origen del ‘choque de trenes’

El nombre de Ascencio Reyes Serrano saltó a la luz pública cuando se conoció que habría tenido negocios con el empresario italiano Giorgio Sale, preso en su país por narcotráfico, y luego con el sindicado narcotraficante José María Ortiz alias ‘Chepe’, extraditado a Estados Unidos.

Posteriormente se conoció del homenaje que ofreció Reyes al magistrado Yesid Ramírez en Neiva, tras ser nombrado presidente de la Corte Suprema de Justicia, evento que pagó con sus propios recursos.

Ese hecho le valió una denuncia penal a los magistrados ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara y el seguimiento de la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) al origen de los bienes del empresario.

Ese análisis terminó por vincular al DAS en las ‘chuzadas’ a los magistrados y con ellas el inicio del mayor enfrentamiento público entre dos poderes del Estado.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
OTRAS NOTAS DE SECCION
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia