Lunes
1 de Septiembre de 2014
Cali - Colombia

Home Cali On line Colombia On line Deportes On line Vivir
Valle.
Notoria caída en éxodos masivos



El 20 de julio de 2003 se llevó a cabo uno de los retornos más grandes que haya impulsado el Departamento en los últimos años. Esa vez, cerca de dos mil personas volvieron a sus casas en Sabaletas, en la zona rural de Buenaventura.
Foto I El Pais
Autoridades aseguran que el proceso de desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia, que se llevó a cabo en Bugalagrande, fue determinante. Pese a la reducción, la problemática está lejos de acabarse. Actualmente hay 75.000 desplazados en la región y 46.000 personas en riesgo de tener que abandonar sus tierras.

Durante los últimos cinco años, el 2005 ha sido el periodo en el que menos desplazamiento se ha registrado en el Valle del Cauca.

Mientras que en el 2001 abandonaron la región 29.943 pobladores y llegaron 21.014 personas buscando refugio, el año pasado sólo 3.147 habitantes salieron de la comarca y llegaron 4.787 desarraigados.

El Comité Departamental de Desplazamiento dijo que el proceso de desmovilización de las Autodefensas fue determinante para que se redujeran los éxodos masivos.

David Macías, de la Oficina de Paz del Valle, precisó que los movimientos de ese grupo irregular coinciden con los picos de la problemática.

Según él, la llegada de las AUC a la comarca disparó el desplazamiento y su entrega de armas marcó el mayor descenso de los movimientos forzosos de gente de que se tenga cuenta en el último lustro.

Sin embargo, Ángela Giraldo, gestora de Paz del Departamento, agregó que la situación también mejoró debido a la inversión que en el 2004 y 2005 se hizo para ese grupo poblacional.

De acuerdo con la funcionaria, en ese lapso se desembolsaron $5.500 millones, que se vieron reflejados en mejoramiento y adquisión de vivienda, vinculación al régimen subsidiado y atención humanitaria.

Darío Hidalgo, secretario de Agricultura de Buga, aseguró que “sí se ha presentado una reducción del flagelo. Hace dos años que no tenemos percances graves de orden público en la montaña”.

Asimismo, el secretario de Gobierno de Bugalagrande, donde se llevó a cabo el proceso de desmovilización de las AUC, indicó que en la zona ya se va a cumplir un año sin éxodos masivos.

“Ahora lo que se ve, son muchas familias regresando a las fincas que estaban abandonadas”.

Problema latente. A pesar de la reducción en los índices, el desplazamiento está lejos de acabarse.

En el momento, el Valle alberga a 75.000 desarraigados y hay 46.000 personas más, en alto riesgo de abandonar sus tierras, como consecuencia de los problemas de seguridad.

Los municipios más afectados son los que están recostados sobre las cordilleras Central y Occidental, sobre todo en la zona Norte del departamento.

Allí la problemática se ha recrudecido debido a la disputa territorial entre los grupos armados al servicio del narcotráfico, como ‘Machos’ y ‘Rastrojos’, y la fumigación de cultivos ilícitos en el Cañón de Garrapatas.

En pocas palabras
“Mientras no cese el conflicto, no acabarán los éxodos masivos. Mientras no haya una política de paz sólida, difícilmente se acabarán”. David Macías, miembro de la Oficina de Paz del Valle.
Según David Macías, Buenaventura sigue siendo un caso especial. El funcionario afirmó que es la población que requiere de mayor atención humanitaria, porque sigue siendo el receptor de todo el Pacífico e, incluso, de desarraigados del Caquetá y del Putumayo.

Además, aún no se han podido implementar todas las condiciones necesarias para impulsar un retorno de cerca de cien familias que el año pasado dejaron sus casas en las veredas Capolí y La Esperanza, a orillas del río Raposo.

Sin embargo, en la actualidad la situación más delicada la estaría viviendo la población de alta montaña de Florida.

“Los últimos enfrentamientos de las Farc y el Ejército han dejado comunidades encajonadas, sobre todo las indígenas, que no han abandonado sus tierras. Eso ha puesto la situación muy tensa. Allá podría generarse un gran desplazamiento”, señaló Macías.

Por ello, la Gestora de Paz del Departamento dio a conocer que ya se empezó a impulsar un programa de asistencia humanitaria en ese sector del Valle.

“Estamos dándole confianza a la gente e iniciando diálogos con los actores armados, para que respeten a la población civil”, aseguró la funcionaria.

Tres datos claves

1. En el departamento se han impulsado 25 procesos de retorno, que cobijaron a 12.000 habitantes de Florida, Pradera y Buenaventura.

2. La Oficina de Paz del Valle firmó un convenio con la Unión Europea por $4.500 millones, que este año serán invertidos en programas para los desarraigados del Bajo Calima.

3. El Comité Departamental de Desplazamiento definió cuatro mesas de trabajo,

con la finalidad de articular políticas que permitan hacerle frente a la

problemática. Los temas que tratarán son prevención, restablecimiento, atención y fortalecimiento institucional.

Lo que sigue...

En los próximos meses la Oficina de Paz del Valle estaría impulsando un nuevo proceso de retorno. Las beneficiarias serían cien familias que salieron de las orillas del río Raposo, en zona rural de Buenaventura.

Para poder llevar a cabo el proceso, está pendiente la consecución de más auxilios de vivienda, los que ya están gestinados no son suficientes.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
NOTAS RELACIONADAS
Regional
Hoy, entrega de predios
OTRAS NOTAS DE SECCION
Valle.
Notoria caída en éxodos masivos

Economía
El TLC, en la recta final

Tragedia
Se fue uno de los uribistas de antes

Paz
Dan estatus político a dos jefes del ELN
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia