Lunes
1 de Septiembre de 2014
Cali - Colombia

Home Cali On line Colombia On line Deportes On line Vivir
Secuestro
“Que me entreguen el cadáver de mi hijo”

Colprensa, Bogotá.


La madre del uniformado, quien había sido plagiado por las Farc hacía siete años, clamó porque la Cruz Roja Internacional medie para recuperar el cuerpo del policía. Ayer, su hija cumplió 14 años y se niega a creer que él esté muerto.

Madre del Oficial
Daniel García Peña

Después de siete años de zozobra, durante los que sólo tuvo dos pruebas de supervivencia, la familia del mayor de la Policía Julián Ernesto Guevara se enteró de su fallecimiento el martes, hacia las 9:30 p.m.

Hasta el fin de semana pasado, sus parientes se reunieron cada sábado para orar por su salud y mantener las expectativas de volverlo a ver sano y salvo.

Pero esas esperanzas se esfumaron al recibir la noticia de la muerte del oficial, quien había sido secuestrado por las Farc el 1 de noviembre de 1998, durante un ataque de esa guerrilla a Mitú, capital del departamento del Vaupés. En ese hecho murieron 16 uniformados y otros 67 fueron plagiados.

La noticia del fallecimiento del mayor Guevara la confirmó el director del periódico Voz, Carlos Lozano, quien aseguró que las Farc se disponen a emitir un comunicado al respecto.

“El martes, una fuente de mucha confiabilidad nos confirmó el hecho y nos comentó que las Farc iban a producir un comunicado en el que darían las explicaciones de la muerte, que se debió a una repentina enfermedad que lo afectó y que en cuatro días terminó con su vida, lamentablemente”, indicó Lozano.

Mientras existió la zona de distensión que sirvió para el fallido proceso de paz entre las Farc y el gobierno de Andrés Pastrana, la familia del mayor Guevara recibía mensualmente cartas y ella, a su vez, le enviaba medicamentos que debía ingerir diariamente para controlar convulsiones que le daban debido a un balazo que recibió accidentalmente en su cabeza, muchos años atrás.

Desde el año 2002 nunca supieron si sus captores siguieron suministrándole la droga que necesitaba.


Con Uribe no habrá intercambio humanitario


Las Farc agradecieron los buenos oficios Francia, Suiza y España, pero acusaron al presidente Uribe diciendo que "ha lanzado al despeñadero todo un esfuerzo diplomático".

Ver nota relacionada
Hasta agosto de 2003, la familia del oficial tuvo noticias de él, a través de un video grabado por un periodista. “Tengo a tres personas en el mundo por quién luchar para volver a ver: mi mamá, mi hija y mi esposa”, dijo en ese entonces.

Su hija tenía 7 años de edad cuando él fue secuestrado. Y justamente ayer, la menor cumplió 14 años, pero se niega a creer que su papá esté muerto.

Clemencia Guevara, hermana del oficial, dijo: “No sabemos cuáles fueron las causas de su muerte; ni siquiera sabemos si nos entregarán el cuerpo. La guerrilla nos ha violado nuestros derechos, y el Gobierno pudo haber hecho algo y no lo hizo”.

“ENTREGUEN EL CUERPO”. Con una fotografía de Julián Ernesto en las manos, Emperatriz Castro, madre del oficial, abogó porque le entreguen el cadáver de su hijo: “Pido a las Farc que me devuelvan a mi hijo, tengo derecho, antes de morirme, a sepultarlo, y para eso estoy dispuesta a ir hasta donde sea por él”.

Asimismo, pidió solidaridad al pueblo colombiano. “Hay que volcarse a las calles para reclamarle a la guerrilla que libere a las personas privadas de su libertad”, dijo la madre del mayor, al tiempo que instó al presidente Álvaro Uribe a ser “un poquito más elástico y pensar en el sufrimiento de las familias de tantos secuestrados en Colombia”.

Por lo pronto, los parientes del oficial esperan que un organismo neutral como la Cruz Roja Internacional les ayude a recuperar el cuerpo.

El número
13 personas han muerto en poder de las Farc a la espera de que se concrete un intercambio humanitario con el Gobierno.
Al respecto, Carlos Ortiz, vocero de prensa de la Cruz Roja Internacional, manifestó: “Nosotros trabajamos bajo una modalidad que es fundamental, y es a partir de la solicitud de las dos partes implicadas; una vez que las tengamos vamos a iniciar operaciones”.

Perfil

El mayor Julián Ernesto Guevara era oriundo de Bogotá. En agosto cumpliría 40 años. Era casado, tenía una hija y nueve hermanos. Ingresó a la Policía Nacional el 30 de mayo de 1983.

“Tenía un carácter bastante fuerte, pero era muy sensible y su vocación de servicio a los demás quiso aplicarla a través de la Policía”, dijo Clemencia Guevara, una de sus hermanas.

“Cuando fue trasladado a Mitú estaba feliz porque le parecía que en un lugar tan remoto podía hacer muchos trabajos para la población”, agregó.

Durante tres años el oficial

trabajó en la administración del Hospital de la Policía, en Bogotá. Fue ascendido de capitán a mayor estando en cautiverio, por una decisión especial tomada por la Policía Nacional y avalada mediante resolución No. 004212 del 21 de noviembre de 2005.





NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
NOTAS RELACIONADAS
Nacional
Por el intercambio humanitario
OTRAS NOTAS DE SECCION
Seguridad
Bombardeos sobre La Macarena serán específicos

Elecciones
Este 27, Uribe va a inscribir su candidatura

Secuestro
“Que me entreguen el cadáver de mi hijo”

TLC
Los gremios agrícolas se declaran en alerta

Política
Gays con el Polo Democrático Alternativo
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia