[an error occurred while processing this directive]
Colombia

La Fiscalía reveló secretos de las‘chuzadas’



Colprensa

Involucrado. Según el documento revelado por la Fiscalía General de la Nación, el ex subdirector de inteligencia del DAS, Miguel Narváez, es presuntamente, uno de los más involucrados en el caso de las ‘chuzadas’.
Foto/ Colprensa
Un documento involucra al ex subdirector de inteligencia del DAS como promotor del G3.

Las investigaciones adelantadas por la Fiscalía sobre el escándalo de las ‘chuzadas’ han arrojado los primeros resultados. En éstos se advierte que el grupo especial de inteligencia conocido como el G3 fue el abrebocas de una cadena de ilegalidad al interior del DAS.

En un documento de 99 páginas, la Fiscalía 11 Delegada ante la Corte Suprema de Justicia argumentó las razones con base en las cuales llamó a juicio a siete funcionarios y ex funcionarios del DAS, entre ellos, al ex subdirector de inteligencia Miguel Narváez. Ellos se convirtieron en los primeros vinculados formalmente al proceso de las ‘chuzadas’.

La principal calificación que hace la Fiscalía sobre el G3 en el escrito de acusación, radicado el pasado 26 de enero, es que ese grupo se había “conformado con la finalidad indeterminada de cometer delitos contra organizaciones y personas opositoras del Gobierno”. A esto, señala que evidentemente “constituía una empresa criminal creada al interior del DAS, con concertación y acuerdo de voluntades, no sólo de quienes fueron miembros del grupo, sino igual y principalmente de los superiores y directivos de la entidad, los que a su vez debían rendir informes a miembros del Gobierno”.

En este orden se estableció que existen pruebas suficientes que demuestran que en el caso de las ‘chuzadas’ se cometió el delito de concierto para delinquir, el mismo que se concretó con personas que promovían la “organización delictiva”.

Para acusar a los siete ex integrantes del G3, especialmente a Narváez, el ente acusador reunió once carpetas inicialmente entregadas por el Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, en donde reposan copias de documentos que envía Narváez, en su calidad de Subdirector del DAS, al ex director de inteligencia Enrique Ariza Rivas, quien también fue llamado a juicio por este mismo escándalo. En estas copias se habla de indagatorias a 29 ex funcionarios del organismo de seguridad, principalmente las que tenían relación con el ex director de inteligencia Carlos Alberto Arzayús y con Jaime Fernando Ovalle Olaz, que fue coordinador del grupo y falleció en días pasados por un cáncer terminal que lo aquejaba. Estos dos últimos testimonios se convirtieron en pieza clave de la Fiscalía, ya que describieron cómo funcionaba el G3, al igual que las actividades que adelantaron entre 2004 y 2005.

Blancos eran opositores del gobierno

De los testimonios, el de Ovalle Olaz fue destacado por la Fiscalía: “en el año 2003 fui designado por el entonces director de inteligencia encargado, Gian Carlo Auque De Silvestre, para colaborarle en la formación de un grupo que iba a funcionar bajo las ordenes del recién nombrado asesor de la dirección del DAS, José Miguel Narváez, quien me encargó la responsabilidad de obtener información sobre varias ONG”. Afirmó que las interceptaciones solicitadas por el G3 estaban a cargo de la subdirección de contrainteligencia, a través del grupo de desarrollo tecnológico, pero posteriormente este grupo fue transformado en subdirección.

“Yo sólo conozco de esa dependencia, aunque no puedo dejar de mencionar que había otras salas de interceptación en el DAS a cargo de la dirección operativa, pero no tuve que ver con ellas”, dijo Ovalle. A la pregunta de la Fiscalía en la que Ovalle Olaz es requerido para que describa los resultados de trascendencia del grupo, éste contestó: “El modelo de investigación sobre los objetivos planteados y la ejecución de tareas de interceptación permitía prevenir al Gobierno Nacional sobre las maniobras ejecutadas por las ONG”.

Gracias a testimonios como este y pruebas documentales recopiladas a lo largo de la investigación, la Fiscalía determinó que en el G3 se escogían de manera permanente objetivos o blancos, todos con una característica en común: ser opositores del Gobierno.

“Se realizaban, respecto de ellos, toda clase de actos delictivos, tales como seguimientos ilegales, interceptaciones telefónicas, de móviles (teléfonos) y de correos electrónicos, con la específica finalidad de conocer sus movimientos y alertar al Gobierno sobre los mismos, al igual que diseñar estrategias para debilitar e intimidar a quienes ostentaban ideología diferentes”, precisa el escrito de acusación en alusión al G3.

Según Ovalle, la razón por la cual el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, la Comisión Colombiana de Juristas y sindicatos como Sinaltrainal (sindicato de la industria de alimentos), además de algunos políticos, eran objetivos fijos del G3, fue porque “buscaban ante los tribunales nacionales e internacionales que se condenara al Estado por supuestas violaciones a derechos humanos”. De acuerdo con la investigación, quien escogía a las organizaciones de derechos humanos, periodistas, políticos y sindicalistas como blancos del G3 era José Miguel Narváez.

“Él (Narváez) entregaba diversos libros y folletos de ONG sobre las que debíamos adelantar inteligencia”, precisó Ovalle en uno de sus testimonios rendidos a la Fiscalía.

Actuaciones ilícitas

En el expediente reposa el testimonio de Freddy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’, en el que dice que Narváez dictó una conferencia a miembros de las AUC, en la que habló sobre el riesgo de las ONG defensoras de derechos humanos.
El primero en ser vinculado mediante indagatoria fue Carlos Alberto Arzayús Guerrero, quien señaló que existe una prueba de las reuniones que demuestran la actividad del G3.

De hecho, en las AZ (carpetas de archivo) encontradas en la subdirección de análisis había actas sobre diferentes temas, al igual que listados de los asistentes a las mismas. Al respecto, la Fiscalía determinó que “surgen plenamente acreditadas las diversas reuniones (en muy pocos casos plasmadas en actas) que se realizaron para analizar la labor de inteligencia del G3”.

“Las AZ revelan cómo el G3 solicitó y obtuvo de manera recurrente comunicaciones privadas de sus blancos, que fueron analizadas y procesadas por los miembros de dicho grupo para posteriormente elaborar presentaciones en las reuniones, establecer estrategias y acordar nuevos blancos”, señala la Fiscalía.

Según la Fiscalía, la persona que tiene más implicaciones jurídicas en este primer capítulo de las ‘chuzadas’ es José Miguel Narváez.

El Ministerio de Defensa será investigado

Al entonces coordinador del G3, Jaime Fernando Ovalle, la Fiscalía le preguntó exactamente a quién se refería cuando hablaba del Gobierno Nacional, a lo cual contestó que no tenían la potestad de difundir a quién se le entregaban los informes sobre las interceptaciones y añadió que sólo sabía que era para alertar principalmente al Ministerio de Defensa.

Al no quedar clara esta situación, la Fiscalía determinó que se abrirá una investigación por separado para establecer cuáles eran los funcionarios del Gobierno Nacional a quienes se les rendían dichos informes, quienes además tenían conocimiento de las actuaciones ilegales de esta naturaleza que se perpetraban al interior del DAS.

Para la Fiscalía resulta claro que “el G3 no actuaba de manera aislada en la entidad y tampoco respecto del Gobierno Nacional”. Sin embargo, hasta ahora no se han hallado responsables o sospechosos dentro del Gobierno.

La cifra

2007 fue el año en que iniciaron los escándalos en varios organismos de seguridad por la ‘chuzadas’.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.


OTRAS NOTAS DE SECCION
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION



   Copyright © 2009 www.elpais.com.co | Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia