Google
Miércoles 30 de Julio de 2014
Informe
Los Castaño: la saga de los desaparecidos

Colprensa - Bogotá

Vicente Castaño Gil.
Las vidas de Fidel, Carlos y Vicente Castaño tienen como protagonistas el narcotráfico, la sangre, la guerra y el misterio. Hasta hoy, no hay cuerpos de los dos que murieron y el tercero no da señales de querer entregarse a la justicia.

Zaragoza, Antioquia, enero del 2004. De tienda en tienda, entre cerveza y cerveza, viajaba una historia que se volvió canción:

“Abran el ojo muchachos, Carlos Castaño gritaba. Llegaron dos camionetas con muchos hombres armados. Creo que se torció Vicente, para hacerme este atentado”.

Así, entre tonadas de acordeón y agudos rancheros, un grupo llamado Los Hermanos Suárez Texas cantaron, antes que nadie, la muerte del jefe paramilitar Carlos Castaño.

Pero también desvelaron un episodio más de lo que podría considerarse una maldición: la de Fidel, Vicente y Carlos, tres de los doce hijos que tuvieron Jesús Antonio Castaño y María Elvira Gil, campesinos de Amalfi (Antioquia). Tres hombres condenados a vivir en guerra.

La historia de guerra de los Castaño comenzó en junio de 1979, cuando un comando de las Farc secuestró y mató a Jesús Antonio, un finquero que había construido un emporio.

“Si no devuelven a papá es posible que nos toque pelear con esta gente (...) la vida pública de los Castaño se acabó”, dijo Fidel, el mayor de los tres, según relató Carlos en el libro Mi Confesión. “Así comenzó nuestro problemita con la guerrilla”.

La guerra de ‘Rambo’. Pero si bien la clandestinidad comenzó con la muerte de su padre, ya en 1974 Fidel Castaño había iniciado su relación con Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín. Y fue ese apoyo el que le permitió formar su primer ejército: ‘Los Tangueros’.

En agosto de 1982, Amalfi conoció el significado de la palabra masacre, cuando más de 30 campesinos fueron asesinados en la finca Los Lagartos como retaliación por la muerte del padre de los Castaño.

A partir de allí se conoció la verdadera dimensión del grupo armado de Fidel Castaño, quien desde entonces sería conocido como ‘Rambo’, “dedicado a patrullar fincas y borrar del mapa todo lo que oliera a guerrilla”.

El 6 de enero de 1994, una bala de fusil disparada por un guerrillero del EPL destrozó el pecho de Fidel Castaño. “Murió a los 45 años y de la manera más pendeja”, relató su hermano.

Para las autoridades, el mayor de los Castaño simplemente está desaparecido.

La llegada de Carlos. La muerte de Fidel disparó a la escena pública a Carlos.

En 1995 fundó las Accu (Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá), grupo armado ilegal cuyo principal objetivo era cuidar los intereses de finqueros y comerciantes contra posibles ataques de la guerrilla.

El dato clave
En 1992, los Castaño –Fidel y Carlos– crearon junto a los capos del cartel de Cali el grupo ‘Los Pepes', organización criminal que se dedicó a combatir a Pablo escobar.
Sin embargo, era sólo uno más de los muchos que surgieron en el país. Entonces, Castaño decidió liderar, junto con alias ‘Ernesto Báez’, la unión de todos esos grupos, lo que logró el 18 de agosto de 1997.

Pero el 24 de septiembre del 2002 fue pedido en extradición junto con Salvatore Mancuso por tráfico de cocaína.

“La noticia derrumbó a Castaño. Su pleito ya no era sólo con su país sino con el gigante del norte”, relata el ex comisionado José Noé Ríos.

En el 2002 renunció a la jefatura política de las AUC y quedó al mando de las Autodefensas de Córdoba y Urabá. El 31 de marzo del 2004 se marginó del equipo negociador de las AUC.

Esa decisión fue mal recibida en las AUC. Incluso, muchos de los jefes paramilitares lo acusaron de adelantar negociaciones directas con los Estados Unidos, ante el temor que tenía de ser extraditado. Y eso, para ellos, era traición, y se paga con la muerte.

Desde el 16 de abril del 2004 no se volvió a saber de Carlos Castaño. Se había esfumado, al igual su hermano mayor.

Vicente, el hombre en la sombra. La desaparición de Carlos Castaño sacó de la sombra a su hermano mayor, Vicente, el tercero de la saga. Se sabe que ingresó a las AUC en 1995 por petición de Carlos.

Según analistas consultados, Vicente lidera el ala paramilitar más cercana al narcotráfico, mientras que su hermano Carlos se inclinaba, al final, por regresar al esquema de autodefensas campesinas. Y esa división lo llevaría a matarlo.

Ahora nadie conoce su paradero y la pregunta que muchos se hacen es: ¿Se convertirá Vicente en el tercer Castaño que se evapora?




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
OTRAS NOTAS DE SECCION
Proceso
'Monoleche' confesó muerte de Castaño

Justicia | 2:10 p.m.
Ocupan bienes de narcotraficantes pedidos en extradición

Proyecto de ley
Polémica por ‘píldora del día después’

Diplomacia | 2:00 p.m.
Ecuador aún espera respuesta sobre caída de proyectil
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia