Google
Lunes 04 de abril de 2005
Operativos de la Dijin
Capturas sacuden al Cartel del Norte del Valle



Wenceslado Caicedo Mosquera, detenido en marzo.
Entre febrero y marzo fueron arrestados Julio César López Peña, alias ‘Julito’; Carlos José Robayo Escobar, ‘Guacamayo’; Wenceslado Caicedo, ‘W’, y Germán Gómez Orrego, quienes se encuentran solicitados en extradición.

La mafia se estremece. En menos de un mes han sido capturados cuatro importantes ‘alfiles’ de los grandes capos del Cartel del Norte del Valle.

Entre febrero y marzo fueron detenidos Julio César López Peña, alias ‘Julito’; Carlos José Robayo Escobar, ‘Guacamayo’; Wenceslado Caicedo, ‘W’, y Germán Gómez Orrego.

Estas personas, aunque no muy conocidas para la gente del común, tenían un nivel elevado en el mundo de la mafia. Sus capturas, sumadas a la guerra visceral que libran los grandes jefes del último gran cartel, son una de las estocadas concluyentes para el fin de su historia.

‘JULITO’. López Peña, capturado el 2 de febrero pasado por la Dijin en una finca del municipio de Caldas, en Antioquia, era uno de los hombres de confianza de Wílber Varela, alias ‘Jabón’.

Según las autoridades, ‘Julito’ o ‘El Pájaro’ era parte del aparato armado de Varela, en el que poco a poco fue escalando posiciones hasta convertirse, junto a alias ‘Comba’, en el jefe de las ‘oficinas de cobro’ del capo.

“Desde que Varela entró en la clandestinidad y comenzó a huirles a las autoridades, Julio López asumió de forma más visible los espacios que éste le cedió en la coordinación del envío de la droga”, indicó el director de la Dijin, coronel Óscar Naranjo.

El narco era requerido en extradición por Estados Unidos, acusado por enviar dos toneladas de droga a ese país.

‘GUACAMAYO’. Carlos José Robayo y su hermano ‘Mamoncillo’ se hicieron conocidos en octubre del año pasado, luego de la masacre de Candelaria.

En ese entonces, los hermanos Robayo eran los jefes de la banda de sicarios ‘Los Guacamayos’, que operaba en Jamundí y en el del Cauca.

Esta era una de las organizaciones delincuenciales coordinadas por ‘Capachivo’, jefe del brazo armado de Diego León Montoya.

Luego de la masacre, al parecer ‘Guacamayo’, capturado el 18 de marzo en Bogotá, consolidó más su poder dentro de la organización hasta convertirse en uno de los principales lugartenientes de ‘Don Diego’.

Fuentes de inteligencia de la Policía revelaron que Robayo, bajo las órdenes de Eugenio Montoya —hermano de ‘Don Diego’— fue comisionado para que viajara al Magdalena Medio para asumir algunos detalles de la seguridad del capo.

Luego, según la Dijin, pasó a ser el jefe del ejército sicarial de ‘Los Machos’, grupo que lucha contra ‘Los Rastrojos’ (al servicio de Varela) en el Cañón de Garrapatas.

“Guacamayo’ ha estado en diferentes agrupaciones. Cuando ‘Pacho Herrera’ vivía trabajaba para él. Luego, cuando éste murió, se pasó a trabajar con Varela, quien en ese momento era el jefe del aparato armado del Cartel del Norte del Valle. Pero cuando se desató la guerra, los jefes de sicarios de este hombre se dividieron entre los que se quedaron con él y los que apoyaron a ‘Don Diego’. Robayo estaba en el último grupo”, reveló un investigador de la Dijin.

EL NUMERO
300 millones de dólares es el costo de las 610 propiedades del Cartel del Norte del Valle que han sido ocupadas este año.
WENCESLADO. En la misma fecha en la que el nombre de ‘Guacamayo’ se hizo conocido para el común de la gente, (otubre pasado) las autoridades empezaron a hablar de un hombre identificado como Wenceslado Caicedo, alias ‘W’.

La Policía indicó que ‘Guacamayo’ y su hermano habrían sido los hombres que coordinaron la masacre en la finca del corregimiento de Villagorgona. WencesladoCaicedo era el objetivo del comando sicarial.

Entre los muertos y los heridos se encontraban hermanos, cuñadas y sobrinos del narco.

Caicedo, apodado ‘W,’ era, de acuerdo con la Dijin, un reconocido narcotraficante del Pacífico colombiano. Tenía su área de influencia en Buenaventura, Satinga, Guapi y Tumaco, donde era temido por sus brutales métodos de tortura.

Antes de la guerra producía y transportaba la droga de Varela y Montoya, pero después de la confrontación empezó a trabajar un poco más para ‘Don Diego’.

Sin embargo, según fuentes de la Dijin, Wenceslado quiso ampliar su dominio hacia el Caribe.

El año pasado, en San Andrés, fue encontrada una tonelada de cocaína con la ‘W’ en su interior, lo que para los investigadores determina el laboratorio. En la parte exterior de los paquetes del alcaloide tenía el signo de Mercedes Benz que es la marca del dueño de ésta.

“Suponemos que el signo de Mercedes es el usado por Varela, lo que motivó que ‘Don Diego’ ordenara la muerte de Wenceslado. Desde ese momento, éste se unió a Varela”, aseguró un miembro de la Dijin.

Huyendo de la persecución de Montoya y en busca de nuevos lugares para construir sus laboratorios, Caicedo escapó a Manta, Ecuador. El 26 de marzo pasado, Caicedo fue detenido en el vecino país.

Germán Gómez Orrego, capturado en marzo.
EL TESTAFERRO. Tres días después de la captura de ‘W’, la Dijin le propinó otro duro golpe a Varela. Esta vez la operación iba encaminada a debilitar el área financiera del capo. Germán Gómez Orrego, uno de los principales testaferros y amigo personal de ‘Jabón’, fue capturado en Armenia.

Fue una operación realizada luego de meses de que hombres de la Dijin le siguieran la pista y recopilaran pruebas para demostrar que los bienes de Gómez, calculados en U$10 millones, habían sido conseguidos con dinero de Varela.

Según las autoridades, Gómez Orrego pasó en menos de quince años de ser el dueño de un modesto almacén de bicicletas al mayor accionista del complejo turístico Las Gaviotas, en Armenia, y dueño de una empresa para construir aeronaves, ocupados por la Fiscalía y la Dijin el 28 de septiembre del año pasado.

En esa oportunidad los investigadores recopilaron las pruebas para que se dictara una orden de captura contra Gómez, por los delitos de testaferrato y lavado de activos.

Estas capturas, sumadas a una serie de acciones sistemáticas y continuadas a lo largo de quince meses, han cerrado cada vez más el cerco de los capos del Cartel del Norte del Valle.

“Lo que sabemos por inteligencia es que este grupo muestra síntomas de agotamiento. El Cartel del Norte del Valle está llegando a su fin”, afirmó el coronel Naranjo.



 

  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia