Google
Home Cali Deportes Edic. Anteriores Vivir Blogs
Lunes 1 de Septiembre de 2014

Entrevista
Otra gloria del fútbol en el olvido

Por Francisco Henao Bolívar - Reportero de El Pais

Henry Viáfara vive en Villarrica, pero en el día se mantiene en Puerto Tejada, donde es muy conocido
Jaime Saldarriaga I El País
El ex defensa caucano jugó diez años en el Pereira y tres en el América grande de la década del 80. También estuvo en Selección Colombia. Hoy sobrevive de lo que le da la gente en Puerto Tejada.

Deambulando por los alrededores del parque principal de Puerto Tejada, esperando un chance para descargar uno de los tantos carros de gaseosas que surten las tiendas del pueblo y levantarse así, al menos, lo del almuerzo, pasa sus días Henry Viáfara, el espigado zaguero central que se inició en el Pereira, que jugó en el encopetado América de la década del 80, y que también tuvo su tiempo en selecciones Colombia.

Su rutina es la misma hace ya varios años. Desde muy temprano sale de la casa que comparte con su mamá en Villarrica, Cauca, con destino a Puerto Tejada, donde se la pasa casi todo el día “en son de rebusque”, como él mismo dice.

Su situación es difícil. De las alegrías y comodidades que le dio el fútbol, sólo queda el recuerdo. A la hora de buscar culpables de tantas afugias económicas, no duda en señalar una: la drogadicción.

Viáfara frunce el ceño y con voz ronca (por un codazo que le propinó en la nuca el uruguayo Alberto Santelli, en un partido América-Santa Fe), cuenta la triste historia que comenzó a protagonizar desde que dejó el fútbol.

¿Cuál es el presente de Henry Viáfara?

Mi vida, desde que dejé el fútbol (1987), ha sido difícil. De mí también se olvidaron. Estoy respirando de puro milagro, porque el aire es gratis. Todo el mundo se olvida de uno pese a lo que hice como futbolista por Villarrica, la Selección Cauca, Pereira, América y la Selección Colombia.

¿El fútbol le dejó dinero?

Después de la satisfacción que me dio el fútbol, la plata es puro vacilón. Es que yo empecé de cero, yo cortaba caña y de ahí a montarme en un Renault 9, era un cambio grande.

¿Y quedó algo de lo que ganó como futbolista?

La casa que conseguí la tiene mi señora. Desde hace unos años estoy viviendo con mi mamá en Villarrica, pero todo se vino abajo cuando me separé de mi esposa. Desde ese momento se empezó a acabar el niche, porque plata nunca tuve.

¿Cómo empezó la crisis que le quitó todo?

Hubo muchas decepciones y después, con la mala suerte, caí en la drogadicción. Ese fue el punto final.

¿Influyeron los malos amigos?

No, aquí no hay que echarle la culpa a nadie. El que va a caer, cae. Fue Henry Viáfara el que cayó y punto.

¿Por qué llegó a esa situación?

Caí en todo eso porque es que yo traía un ritmo de vida agitado como futbolista; estaba en una cosa, en la otra, concentraciones, viajes, hoteles, entrenamientos, partidos.

Pero después, cuando me retiré del fútbol, llegó un momento en que me sobraba demasiado tiempo, no tenía nada que hacer y ya me iba para una finca, para otro lado, con los amigos, la rumba... De una persona que era juiciosa a llegar a ser un vago después, cualquiera se enloquece. Cuando me di cuenta de todo, ya estaba en lo profundo del vicio, no había nada que hacer.

El dato clave
Una seria lesión en una de sus rodillas fue la causa para que Henry Viáfara le dijera adiós al fútbol activo. Sucedió en 1987, cuando tenía 34 años y defendía la camiseta roja del América. Era titular del equipo que orientaba Gabriel Ochoa.
¿Dónde pasaba las noches?

Uno así pasa la noche donde lo coja, algunas veces en la casa. Y la comida, no era la misma como cuando jugaba, pero sí trataba de alimentarme bien, eso procuraba no descuidarlo.

¿Mucha gente se le escondió al verlo en esa situación?

Es lo normal. Cuando uno está bien, aparece mucha gente, pero cuando la situación es como la mía, muchos se pierden.

¿Los amigos del fútbol no le hicieron ver el error que cometía al entrar en el vicio?

No, porque desde que me retiré yo no volví a frecuentar a la gente del fútbol, no volví a tener contacto con nadie. Yo caí en ese hueco y me quedé en él. Uno cuando va pa’l piso, cae. Ahí no vale nada, no lo ataja nadie.

¿Qué hace ahora en Puerto Tejada?

Camino las calles pa’rriba y pa’bajo. Algunas veces le colaboro al Notario con alguna vuelta y él me da para la comida. También me rebusco descargando los carros de gaseosas.

¿Lo de la drogadicción es un tema superado?

Sí, yo estuve en una Fundación contra la drogadicción y ahí me colaboraron mucho, pero sigo atravesando una difícil situación en lo económico.

“Del fútbol no quiero saber nada”

¿Qué recuerdos tiene del fútbol?

Son muchos y gratos todos: los títulos con el América, los subcampeonatos de Copa Libertadores, los días elegantes en Pereira desde que comencé allá, la Selección Colombia y las Olimpiadas.

¿En el América con quién se entendió mejor?

En el América todo era una rumba, ahí todos éramos ‘llaves’, ese era un equipo muy unido porque el doctor Ochoa era un general, no fallaba nadie. La prensa antes era distinta. Ahora lo que uno oye o lee es pura fantasía, no sé cómo los técnicos de ahora trabajan con tantas críticas.

¿Se ha visto con Cabañas y González Aquino, a quienes tuvo como compañeros en la década de los 80?

No. Es que me siento defraudado por la situación que está viviendo el América, me da tristeza y, además, yo bien jodido y para ver a otros más jodidos, mejor no voy.

¿Volvió al estadio?

La última vez que fui hace dos años. Estuve en un clásico América-Nacional y me salí porque era un partido muy malo. Ahora se inventaron unos sistemas, dizque doble línea de cuatro, que volantes-carrileros, que doble stopper... eso es pura carreta. Antes eran cuatro defensas, los volantes y pa’delante.

¿Cuál fue el delantero que más problemas le causó?

En ese tiempo había delanteros bravos, grandotes, y todo se dificultaba más porque los equipos jugaban con punteros. Yo tenía que pelear con tipos bravos como Palavecino, Fischer, Sapuka, Lóndero, Vilarete... y un enanito como Santelli fue el que más me complicó, ese fue el que nunca pude marcar bien; era guapo, yo le daba duro y me decía que le gustaba que lo marcara así porque lo hacía sentir hombre. Y una vez, ese enano me pegó un codazo en la nuca y me fregó las cuerdas vocales, me dejó hablando ronco.

¿Viajó a muchos países?

Gracias a Dios conocí a toda Sudamérica y estuve en Rusia, en unas Olimpiadas, y nos dimos un paseo por Alemania y otros países. También estuve por Centroamérica.

¿Qué añora del fútbol?

Del fútbol no quiero saber nada. La gente se olvida de lo que uno hizo, entonces para qué añorar algo. Fui el mejor en mi puesto, pero como todo se vino abajo, ya nadie se acuerda.

Perfil

Henry Roberto Viáfara Possú

Fecha de nacimiento:

30 de abril de 1953

Edad: 53 años

Lugar: Puerto Tejada, Cauca

Hijos: Paula Andrea, Sandra Liliana y María del Mar

Posición: defensa central

Equipos: Pereira, América y Selección Colombia

Inicios: Comenzó en un equipo de la Fábrica de Textiles El Cedro. Jugó en equipos aficionados de Villarrica y en la Selección Cauca. Pasó al Pereira que dirigía Francisco 'Pancho' Villegas, donde debutó como profesional.

Para recordar

Viáfara fue titular en la primera final del América en la Copa Libertadores. En 1985, ante Argentinos Juniors, jugó al lado de Gonzalo Soto. En la segunda, ante River Plate, no fue de la partida. Y en la tercera, contra Peñarol, no jugó por lesión.

“Del fútbol no quiero saber nada”




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
OTRAS NOTAS DE SECCION
Lo dijo Gabriel Fernández | 1:22 p.m.
"Nunca me dí golpes con un técnico"

Copa del Pacífico | 6:11 p.m.
Colombia aplasta a Panamá 6-0

Automovilismo | 11:21 a.m.
Schumacher vuelve a al "go-cart"

Fútbol
El Cali y el América dejaron ir los goles

Inglaterra
Tévez pidió disculpas

Italia
Favoritos, a confirmarse
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia