Google
Miércoles 25 de noviembre de 2009

Entrevista

“El único sitio en el que yo puedo vivir es en Cali”






El dos veces alcalde, José Vicente Borrero, recuerda su paso por el primer cargo del Municipio y compara la Cali de entonces con la de hoy.

Usted fue dos veces el Alcalde de Cali, ¿Qué recuerdo tiene de su paso por el primer cargo del Municipio?

Lo primero que quiero decir es que no hay nada más honroso ni más bello para una persona que ser alcalde de su ciudad, ese es el máximo honor que puede tener un ciudadano. Y yo tuve ese honor dos veces en mi vida

La primera vez, me acosté normal y amanecí alcalde. Fue en 1960, el Gobernador era Alonso Aragón Quintero, que era un gran amigo de mi padre, y me encargó de la Alcaldía, tenía yo entonces 23 años, un exabrupto. Me metí en eso y ya Alonso le había renunciado a Alberto Lleras y le engavetaron la renuncia como un año, que fue el tiempo que permanecí en la Alcaldía. Yo le tenía mucho aprecio, era un ser que tenía las mejores ideas republicanas, un hombre lleno de honestidad de claridad, solidario.

Finalmente nombraron Gobernador en propiedad a un abogado bugeño liberal muy distinguido, que me llamó y me dijo: “el Frente Nacional obliga a que si el Gobernador es Liberal el Alcalde de Cali debe ser Conservador y yo estaría dispuesto a que usted siguiera, ya en propiedad, pero para eso el requisito es que usted tenga apoyo político, si no lo tiene no puedo hacer nada”.

Él mismo me cuadró una cita con los jefes conservadores de la época, que me hicieron las proposiciones más deshonestas de mi vida, la condición era prácticamente que ellos daban los nombres de las personas que había que destituir y de las que había que nombrar en su reemplazo, yo no acepté ningún compromiso de esos por nada del mundo, me parecía indigno. Me fui donde esos personajes y les dije: “No se merece ser Alcalde de Cali una persona que acepte esas decisiones”. Y no acepté.

Y de su segunda administración qué recuerda

Eso fue en los años 73 y 74. Era gobernador Marino Rengifo, un hombre estupendo, excepcional. Me correspondió un momento difícil porque acababan de pasar los Panamericanos que le habían dado una dinámica tremenda a la ciudad, pero no había plata, porque todo se había ido en las obras de los juegos. Cali estaba pidiendo unas obras de carácter vial con urgencia porque la movilidad estaba como ahora, infartada. Se nos ocurrió hacer el famoso Anillo Central y financiarlo por valorización, porque no había otro tipo de recursos.

Hubo unos debates muy duros porque esta ciudad tiene una desgracia: que la gente más valiosa suele oponerse a las obras del progreso, tal como ahora está ocurriendo con las megaobras. Yo me percaté de que la clave para sacar el proyecto adelante era poner al frente de la Secretaría de Valorización a un hombre sin tacha, que le diera confianza a los contribuyentes de que sus aportes se iban a manejar en forma transparente.

¿Y quién fue ese hombre?

Una noche me fui para la casa de Alfredo Carvajal, le conté el proyecto y le dije que necesitaba que se pusiera al frente de eso. Él, un poco sorprendido por supuesto, me respondió que se lo tenía que consultar a su familia. Y al día siguiente me llamó para informarme que le jalaba.

¿Cómo hicieron para vencer las resistencias de la gente?

Nos dedicamos a persuadir personalmente a los grandes empresarios. Los invitábamos a almorzar y les echábamos el cuento. Claro que el hecho de que Alfredo estuviera involucrado ayudaba muchísimo. De esa forma convencimos a los ‘cacaos’. Y el resto de la ciudadanía, cuando vio que los empresarios apoyaban las obras, fue cambiando de parecer y terminó respaldándolas también.

Un reconocimiento a la labor que cumplió como alcalde de Cali José Vicente Borrero hará hoy la Unidad de Acción Vallecaucana. Además de Borrero, serán homenajeados hoy el empresario Benjamín Martínez Morriones y la Fundación Valle del Lili. El acto tendrá lugar en el Club Colombia, a partir de las 6:30 p.m.
¿Qué hizo al salir de la Alcaldía?

Recién salí me llama Esmeralda Arboleda de Uribe, una mujer a quien yo admiraba y quería muchísimo, a ofrecerme un cargo de segundo nivel del Ministerio de Comunicaciones, lo que hoy sería la secretaría general o el viceministerio. Recuerdo que me tuvo una hora al teléfono y yo tratando de escapar, porque tengo una debilidad muy grande: no puedo vivir sino aquí en Cali, me horroriza Bogotá.

Yo adoro esta ciudad, su clima su gente, lo bueno, lo malo y me duele en el alma verla en este grado de deterioro. Alfonso Bonilla Aragón decía que Cali era un hormiguero pateado, y eso que las cosas cuando él vivía no estaban tan graves.

Cali es un hotel con sobrecupo, la ciudad se hinchó, no creció y fruto de eso nació Aguablanca, alimentado por dos fenómenos: la inmigración desbordada y la politiquería.

¿Por qué Cali se deterioró tanto?

Considero que la elección popular de alcaldes fue un error enorme, pues eso hizo que los alcaldes le debieran su elección a los políticos y apenas llegan la Alcaldía se lo cobran. El cumplimiento de todos los compromisos llevaron a las alcaldías a un caos, porque dieron lugar a una cosa que reina en Cali y se llama la permisividad, todo está prohibido, pero todo está permitido. Basta comparar los alcaldes que tuvo Cali cuando eran designados, a los que ha tenido desde que son elegidos popularmente. Con honrosas excepciones, claro.

¿Qué significó el paso por el Sena en su vida?

Lo mejor de lo mejor, me enamoré del Sena, allí se produce una verdadera emoción, cuando uno ve entrar a un hombre ignorante, que no sabe hacer nada y ve cómo aprende un oficio y a ser útil en la carrera que escogió. El Sena ha producido una verdadera revolución pacífica.

¿De los alcaldes que ha tenido Cali, cuál cree usted que ha sido el más importante?

Cali ha tenido grandes gobernantes, pero le voy a mencionar los que recuerdo en este momento: Jaime Lozano Henao, Carlos Holguín, Alfredo Carvajal, Germán Villegas y Rodrigo Guerrero.

El Concejo de Cali hoy día es una entidad muy cuestionada ¿Cómo fueron sus relaciones con el Concejo de su época?

Todo mundo pedía puestos, como ahora, pero había más honestidad y más entrega al puesto, al servicio. Salíamos cada ocho días a hacer una especie de Concejo Comunitario de esos que hace Uribe hoy, donde nos entregaban unas listas interminables de necesidades, a veces cosas pequeñas que se podían arreglar, pero había cosas muy grandes. Era difícil manejar esa situación.

¿Por qué no siguió el camino de la política?

Yo no la dejé, ella me dejó a mi. Pero la verdad es que yo no tenía alma de político. Me aburrían esos discursos interminables, esas manifestaciones y esas correrías. Yo no nací para eso.

¿Qué otros vallecaucanos marcaron su vida?

Alonso Aragón, porque era un tipo muy respetuoso, ecuánime, muy liberal, que tenía mucha cultura. También quise mucho a Gustavo Balcázar.

Tengo una frustración, y es que los Carvajal no se dejen clonar, porque cada uno tiene un estilo, una personalidad propia, una manera de ser, pero todos con un común denominador, con una ética y una línea recta de la cual no los hace salir nada ni nadie, han sido correctos y les duele Cali en el alma.

Hace 20, 30 años el Valle del Cauca tenía cuatro o cinco personas de estatura presidencial, hoy, la clase dirigente es otra, ¿a qué atribuye esa decadencia de nuestra clase dirigente?

No creo que eso sea así. Hoy también hay tipos talentosísimos, pero que no se le quieren medir a la política. Ahora hay unos nuevos líderes que hay que mandar a fusilarles la modestia. Un tipo que yo admiro y respeto se llama Roberto Pizarro, es de una ecuanimidad, supremamente inteligente y capaz. Julián Domínguez es un tipo que sirve para cualquier cosa, yo lo quiero mucho.

José Vicente Borrero Velasco

Nació en Popayán, el 11 de agosto de 1936

Es abogado de la Universidad del Cauca.

Está casado con Yolanda Garrido. De esa unión nacieron tres hijos: Ana Lucía, José Manuel (fallecidos) y María Virginia.

Fue Alcalde de Cali en dos ocasiones y director regional del Sena durante 7 años.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
OTRAS NOTAS DE SECCION
Cali
Emcali pide más tiempo para buscar socio estratégico

Cali
Revocan medida de arresto al Alcalde

Cali
Nueva alimentadora del MÍO para el sur

:Cali
“Crímenes de odio deben ser castigados”

Cali
Resumen Cali
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia