Google
Domingo 08 de noviembre de 2009

Cali

“Las galerías evolucionan o desaparecen”





Alameda. Esta es una de las galerías más reconocidas por el buen tratamiento de los productos. Sin embargo, los permisos de uso del suelo tienen en problemas a los propietarios.
Fotos: Bernardo Peña / El País
Comerciantes piden apoyo de la Administración local para subsistir. Gobierno, que se cumplan los pactos.

Las plazas de mercado en Cali se convirtieron en un mal negocio. Muchos de los asiduos visitantes desviaron su camino rumbo a los almacenes de cadena. Inconvenientes sanitarios, deficiente manipulación de los alimentos y problemas de seguridad, son algunas de las causas de este ocaso.

Los administradores de estos negocios sostienen que falta apoyo del Gobierno local y si esto no mejora, el negocio iniciará un proceso rápido de desaparición. A la misma conclusión llega la Administración Municipal, que advierte que para cambiar el rumbo de ese destino es necesario hacer acuerdos.

Johannio Marulanda, director de Planeación Municipal, dice que el mayor problema es la falta de confianza. “Algunos sectores de las galerías confían en nosotros; otros no y así es muy difícil. Mi única tesis es que ellos evolucionan o desaparecen, porque con el tiempo las grandes cadenas se los van a comer vivos”.

Algunos de los empresarios de las galerías le dan la razón. Eliud Guarnizo, dirigente de la galería Siloé, sostiene que ahora el único día “bueno para la venta” es el sábado. El resto de la semana sólo hay gatos, perros y roedores buscando desperdicios. También comerciantes de chatarra, prendas usadas, electrodomésticos y uno que otro granero abierto.

Luz Teresa Holguín admite que las ventas sí han caído, pero sostiene que necesita mantener su tienda porque es un negocio familiar y su único sustento. Pero el ‘pulguero’ y los locales abiertos no son suficientes. Guarnizo cuenta que hay quienes llevan más de quince años pagando la misma cuota de alquiler (desde $40.000 hasta $150.000) “Hay otros pagan $1.000 al día por estar aquí y eso no es rentable”.

Tampoco es rentable tener que pagar cerca de $27 millones mensuales de servicios públicos y casi $10 millones de concesión a la Administración Municipal, como es el caso de la galería Alameda.

"Si no se reducen las ventas ambulantes alrededor de las galerías y se solucionan los inconveni- entes que tenemos, iniciaremos un proceso progresivo de desaparición”. Henio márquez, director jurídico de tres plazas de mercado. "Tenemos la voluntad de que las galerías se adecuen a la época y sean competitivas por el bien de los comerciantes y de la seguridad alimentaria de los caleños”. Johannio Marulanda, director de Planeación Municipal. "La seguridad en Santa Elena no es grave, lo que realmente preocupa a vendedores y compra- dores es la situación de basuras, porque todo mundo tira sus residuos en esta zona”. Miguel A. Muñoz, administrador Santa Elena.
Algunos indican que la suma es irrisoria si se tiene en cuenta que esa es una de las plazas más posicionadas, pero William Posso, su administrador, considera lo contrario: “Eso es mucha plata y a muchos no les alcanza para tanta deuda”.

A esto se suman las quejas de “persecución” de la Subsecretaría de Convivencia y Seguridad que en los últimos días ha realizado operativos para establecer qué locales están en regla con el permiso de uso del suelo, industria y comercio y licencias sanitarias.

Lo peor, indica Efraín Sierra, director de la dependencia, es que las visitas a La Floresta y Alameda han arrojado que el 90% de los propietarios no tiene una situación legal clara. “Les hemos ofrecido asesoría pero muchos no se acogen. Es un grave problema de cultura, no entienden que la venta y manipulación de alimentos debe ser óptima”.

Rubén Darío Morales, administrador de la galería El Porvenir, precisa que la implementación de cuartos fríos y zonas de desposte (para matar las reses y despresarlas) implicaría más gastos. Explica que una góndola de un metro para almacenar carnes cuesta hasta $3.500.000.

Henio Márquez, representante jurídico de las plazas de Alameda, El Porvenir y La Floresta, indica que afortunadamente ahora hay un convenio con la Administración Municipal hasta el 2012 de seguridad alimentaria y ello representa respaldo para adquirir créditos bancarios.

Anteriormente, el convenio era con la liquidada Emsirva y la firma se hacía cada tres meses, lo que “era una incertidumbre para los comerciantes que se endeudaban con los ‘gota a gota’”, explica Márquez.

Johannio Marulanda señala que cuando se firmó el convenio se exigieron garantías como buen tratamiento a la gente, óptima manipulación de los alimentos, manejo del espacio público, entre otras condiciones que tienen que ver con la convivencia la interior de las plazas, pero no cumplen”.

Otro fantasma que los acecha desde hace cinco años es un fallo del Tribunal Contencioso Administrativo que establecerá si la galerías deben tener uso de suelo fiscal o público.

En caso de que sea público, Marulanda dice que “podemos llegar a acuerdos para que usen ese espacio, pero el Gobierno no puede meter plata allí, porque esos son negocios privados y ellos tienen, por su bien, la obligación de ser rentables”.

No olvide

  • Alameda: se conformó en 1950 y se consolidó en 1971 para los Juegos Panamericanos. Su área de influencia es la Comuna 9. Para 1991 contó con 900 comerciantes dentro de la plaza y un área de influencia comercial de cuatro cuadras a la redonda.

  • La Floresta: Se desarrolló en 1950. En ese momento su infraestructura fue buena, pero a su alrededor se desarrollaron las ventas minoritarias, que congestionaron urbanísticamente la Calle 34. Su crecimiento invadió la zona verde del barrio, los andenes y la vía vehicular.

  • Siloé: se creó para la década de los 50. La mala calidad del servicio por “falta de control sanitario” hizo que los usuarios de los estratos entre el 3 y el 6 prefirieran los supermercados.

  • Santa Elena: su crecimiento se desbordó hacia el lado de la línea férrea. Aunque es calificada como la más desordenada de Cali, también es la más visitada por su variedad. Sus grandes compradores son mayoristas y hace parte de la estructura de mercados como El Porvenir y Alfonso López.



    NUESTROS USUARIOS OPINAN
    Opinar  
    Entrar Chat
    Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
    Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
  • OTRAS NOTAS DE SECCION


    Entrevista
    “Aquí hay gente que está en contra de todo”

    Cali
    Guardianes del medio ambiente defienden el verde de su ciudad

    Informe Exclusivo
    Amores que de verdad matan

    Informe Exclusivo
    “Cualquiera puede ser homicida”: Siquiatra forense

    Informe Exclusivo
    Embarazada fue apuñalada
    IMPRIMIR
    RECOMIENDE ESTE ARTICULO
    RECIBA ESTA SECCION
    POR EMAIL
    COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
    VER OPINIONES DE ESTA SECCION


      Copyright © 2005 www.elpais.com.co
    Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
    Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia