Google
Lunes 1 de Septiembre de 2014

Cali

No se hunde debate por la "Colombia"



Por Luiyith Melo García, reportero de El País.

Así se verá la Avenida Colombia frente a La Ermita una vez esté terminada. El diseño muestra la generosidad de espacio público para los peatones, plazoletas, zonas verdes y un carril para la circulación del sistema alimentador del MÍO. El tráfico automotor que viene por el túnel saldrá a la altura de la Calle 13.
Arquitectos e ingenieros hablan de los pros y contras del proyecto, que promete cambiarle la cara a la ciudad.

La Avenida Colombia no sólo es un eje importante para el tránsito de Cali, sino que hoy es el centro de atención y controversia por el hundimiento (o soterramiento) que se proyecta hacer, a fin de convertirla en un túnel vehicular de 600 metros de longitud para que por encima los peatones puedan caminar y disfrutar la ciudad.

El proyecto fue adjudicado a Conalvías con un presupuesto de $34.000 millones y deberá ejecutarse entre el 21 de agosto próximo y el 10 de julio del 2012.

El director de Infraestructura Vial y Valorización, Juan Diego Flórez, indicó que se trata de uno de los más importantes proyectos de recuperación urbanística del centro de Cali, que significará un mejoramiento del tránsito a través de flujos libres por el túnel y la incorporación del transporte masivo en superficie.

Además, “habilitará nuevos espacios para las comuna 2 y 3 que hoy adolecen de ellos y va a privilegiar no sólo a quienes van al centro, sino a los que están inmersos en la zona, como empleados y usuarios del CAM, los juzgados y tribunales, el comercio, gente que necesita esa costura de ciudad para moverse libremente”, dijo.

Pero el proyecto ha generado polémica, sobre todo entre ingenieros y urbanistas que tienen visiones encontradas sobre lo que se debe hacer en ese sector.

La arquitecta Elly Burckhardt, quien lideró el grupo de diseño del ‘Paseo de la Avenida Colombia’, dijo que lo que existe hoy es un viaducto que no tiene espacio público ni sitios de encuentro para la gente. No hay amoblamiento urbano y los andenes son deficientes y con poca iluminación.

“En todo el entorno, el río es marginal, no hace parte del disfrute de la gente y le tiran basura. Además no tiene conexión con el otro borde (hacia el CAM) y hay una negación del río como paisaje urbano. El espacio público es residual”, señaló.

Por otra parte, advirtió que la Ley dice que en los planes de movilidad se debe privilegiar al peatón y en la Avenida Colombia actualmente no hay separación de modos de tráfico, hay un exceso de vehículos circulando por la zona y no hay lugar para otros modos de transporte.

Indicó que “hay una degradación del paramento urbano, un vacío en la zona donde se demolió el edificio del hotel Alférez Real, un uso inapropiado de las zonas verdes y una pérdida total de la Avenida Colombia como paseo urbano”.

Por eso justificó la propuesta de recuperar la Avenida Colombia mediante un soterramiento del tráfico vehicular entre las calles 6 y 12 para hacer un paseo urbano en la superficie que se integre con El Peñón y Granada (ver gráficos y fotos).

Néstor Martínez, subsecretario de Infraes- tructura Vial, aseguró que el proyecto mejorará los conflictos de flujo de tráfico y mantendrá la misma capacidad vehicular de cuatro carriles, con la ventaja de mejorar la fluidez de tránsito.
La polémica

Sin embargo, hay voces en contra del proyecto. El ingeniero Raúl Ayalde manifestó su “oposición total” al hundimiento vial, porque “no sólo atenta contra la movilidad urbana, sino que destruye una de las más emblemáticas y útiles avenidas de Cali”.

Asegura que “el hundimiento de la Avenida Colombia no funcionará, pues aparte de entorpecer el tráfico, aunque en el túnel se conserven cuatro carriles que no es lo mismo que circular por los actuales en superficie, habrá contaminación por gases, por humedad, por ruido, factores que exigen una licencia ambiental bien estudiada”.

El ingeniero Miguel Castro Arellano sostiene que “no se aprecia necesidad alguna de acometer esta obra, porque así como está la Avenida Colombia presta un excelente servicio al tránsito de la Ciudad”.

En su criterio, sería necesario hacer una excavación de unos seis metros de profundidad en terreno que es permeable y estaría por debajo del lecho del río Cali, con los consiguientes problemas de infiltración de aguas e inundación permanente.

Castro teme que la excavación ponga en peligro los edificios vecinos, las tuberías, ductos y drenajes y expresa reservas sobre la estructura del túnel, la filtración de aguas, su iluminación y ventilación.

Pero Miguel Charry, presidente de la Asociación de Ingenieros del Valle, sostiene que, si bien no está de acuerdo con el proyecto, esos aspectos técnicos no son el problema, ya que la ingeniería ha resuelto esas situaciones. “Si se ha construido un túnel 50 metros por debajo del lecho del mar con todas las soluciones internas, cómo no hacer éste”, dijo Charry.

En su concepto, “la discusión no es circunstancial, de qué vamos a hacer cuando el túnel se inunde, porque eso está resuelto. La discusión es que eso afecta la historia de la ciudad y el concepto de la Avenida Colombia con el desarrollo alrededor del río y cuando queramos volver atrás no vamos a poder porque el hueco ya está hecho”.

Roberto Caicedo, el ingeniero que se encargó del diseño estructural del túnel, advierte que, en efecto, los problemas estructurales del soterramiento están resueltos. Los muros de contención, rampas, el puente por el que pasarán los buses y la tapa superior del túnel están calculados.

Aunque se perforará a seis metros y hay cimientos de edificios que están apenas a 2,5 metros de profundidad, “eso no quiere decir que no se pueda hacer; hay técnicas de construcción, el terreno es bueno, hay aislamiento de ocho metros con andén de promedio y las columnas más cargadas de los edificios están más adentro”, aseguró Caicedo.

El ingeniero Guillermo Regalado, quien se encargó del estudio hidrológico e hidráulico del río calculó el impacto de eventuales inundaciones en el túnel y sugirió la construcción de pequeños diques donde el río lo permite o muros de 0.5 a 1,2 metros de altura donde hay menos espacio para la contención de avenidas de agua que, en su criterio, serían de una vez cada cien años, pero se pueden manejar.

Finalmente, Andrés Jaramillo, representante de la firma Conalvías que hará la obra, reconoció que la misma tiene sus complejidades, “pero no es nada que la ingeniería moderna no pueda resolver”.

“Hemos hecho el 70% del transporte masivo de Cali y Conalvías tiene la experiencia y la mejor disposición para asumir este proyecto”, concluyó.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.
OTRAS NOTAS DE SECCION
Cali
El Calvario, antes que desaparecer se extiende

Cali
Exceso de ruido sigue causando estragos

Cali
En julio del 2012 deben estar listas las 13 megaobras

Arabescos
¿Cuál guerrilla es la peligrosa?

Cali
Resumen local
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia