Google
Lunes 28 de Julio de 2014

Informe Exclusivo
La dura apuesta por adueñarse del chance

Por Carolina Martínez y Fabio Posada.


Dos empresas, Gane, concesionario oficial del chance en Cali, y su rival, Apuestas Azar, llevan dos años tranzados en una pelea por adueñarse de este lucrativo negocio. En esa ‘guerra’ ha habido demandas, atentados y amenazas. Ahora buscan una fórmula para arreglar sus desacuerdos.

El juego del chance en Cali no deja de ser una apuesta controvertida y, a pesar que las empresas Gane y Apuestas Azar aseguran estar en un proceso de conciliación, la semana pasada una nueva investigación comenzó a girar en la ‘tómbola’ de la discordia.

Por medio de la Resolución número 042 del 2 de febrero del presente año, la Beneficencia del Valle le solicitó formalmente a la Fiscalía investigar las actividades de Azar y de su representante legal, Roberto Ortiz Ureña.

Según el documento, Apuestas Azar estaría vendiendo chance a través de formularios del Súper Astro Millonario, los cuales no son suministrados por la Beneficencia del Valle, entidad que administra ese monopolio rentístico del Estado en la región, sino que corresponden a un juego que es patrocinado por la Empresa Territorial para la Salud, Etesa.

Esta denuncia se basa en la Ley 643 del 2001, que establece que el juego de apuestas permanentes en los departamentos sólo se hará en talonarios autorizados por las Beneficencias.

El caso lo tiene la Fiscalía Seccional 55 de Cali, despacho que la semana pasada llamó a los afectados para interrogarlos.

El conocido tira y afloje por la entrega de los formularios de chance aparentemente hizo que Azar pusiera sus ojos en el novedoso juego.

“Cuando Azar se queda sin papelería nuestra, busca la opción de otro juego. A las máquinas donde antes vendían chance le ponen formularios del Astro, lo que es totalmente válido. Pero a finales del 2008 comienzan a vender chance en papelería del Astro y ahí está la irregularidad. Es decir, se puede vender Astro en su propia papelearía, pero el chance sólo se puede vender en los formularios de la Beneficencia”, explica John Jairo Ramírez, gerente de Gane.

En este momento en Cali se consiguen dos clases de formularios: el oficial, que es el que el concesionario adquiere en la Beneficencia del Valle, y el del Astro Millonario, en el que también se está vendiendo chance.

Roberto Ortiz, representante legal de Apuestas Azar, defiende que dicha actividad también se realiza en Bogotá a través del Baloto y que está amparada por el Decreto 777 del 2004, el cual permitiría que se “utilicen formularios de un juego o de otro para vender chance”.

“El Astro Millonario es un juego que cuenta con el permiso de Etesa y yo estoy obrando legalmente. Es más, en los puntos de Baloto venden chance en sus formularios y allá no es ilegal. Los mismos socios de Apuestas en Línea en Bogotá son accionistas de la empresa Gane en Cali, y a mí sí me lo quieren tachar de ilegal”.

La alianza entre Apuestas Azar y el Súper Astro Millonario tendría su raíz en las constantes desavenencias registradas con Gane de tiempo atrás.

Beneficencia
  • El formulario oficial tiene impreso el nombre del concedente, la Beneficencia del Valle, y del concesionario.
  • En el inferior del formulario, está el número de la serie preimpreso.
  • Viene elaborado en papel de seguridad.
  • 12% de las ventas es lo que se paga como impuestos por cada formulario. Formulario del Astro Millonario
  • Es totalmente blanco, no trae preimpreso de fábrica. Y en la posterior, trae el plan de premios, pero del Astro Millonario.
  • La información que trae no corres- ponde ni al concesio- nario ni al concedente.
  • No paga impuestos porque no es controlado por la Beneficencia.
  • Un lío ‘gordo’

    Gane es una marca que agrupa a 19 casas de chance y que en diciembre del 2007 se convirtió en el único concesionario oficial de este juego en la ciudad.

    Azar es la tradicional empresa de las chonticas, cuyo propietario es el actual presidente de la Plaza de toros de Cañaveralejo. Él dice que “no quise unirme a mis demás colegas bajo la marca Gane porque en ese momento no me convenía el negocio que plantearon”.

    Entonces, a instancias del entonces gobernador Angelino Garzón, muy cercano a Roberto Oritz, ambas empresas firmaron un acuerdo comercial privado en octubre del 2006, tres meses de la adjudicación de la concesión para explotar el chance en Cali.

    En el documento, Gane se compromete con Azar a que si gana la concesión le entregará, en un comienzo, 33 cajas con formularios para que atienda su mercado e, incluso, le respetará un crecimiento que no quedó estipulado. La idea era que Ortiz ingresaría como socio de Gane tarde o temprano.

    Directivos de Gane, que prefieren no dar sus nombres, dicen que firmaron ese papel presionados por la actitud de Angelino Garzón, gobernador del Valle para la época, quien anunció que entregaría dos licencias para explotar el chance en Cali, si Gane y Azar no se ponían de acuerdo.

    También señalan que quien firmó el documento no era el representante legal de la compañía sino el vicepresidente de la junta directiva, Héctor Germán Salazar. Sin embargo, existe una autorización expresa en el acta 20 del 2006, para que Salazar firme el convenio.

    Lo cierto es que desde el principio ese ‘matrimonio’ entre Apuestas Azar y Gane funcionó mal por lo que la constante han sido marchas de protesta de vendedoras y acusaciones mutuas por supuestos fraudes.

    Por ejemplo, la Superintendencia de Salud y la Beneficencia del Valle investigan qué pasó con dos millones y medio de formularios que supuestamente fueron vendidos irregularmente en la ciudad por funcionarias de Azar, en diciembre del 2007.

    Un asalto y dos atentados con petardos contra sedes de Azar también son materia de investigación judicial.

    Para enero del 2008 las relaciones entre estas dos compañías llegó a su punto más crítico, cuando Gane decidió por primera vez no entregar más formularios.

    El 19 de enero, mientras unas 300 ‘chonticas’ de Azar bloquearon calles céntricas de la ciudad, Roberto Ortiz interpuso una acción de tutela que busca amparar el derecho al trabajo de las 171 mujeres que la firmaron.

    El juez 19 penal del circuito de Cali, decidió entutelar los derechos de las ‘chonticas’ y Gane fue obligado a entregar ya no las 33 cajas del comienzo, sino 70 durante el resto del año pasado, aunque en diciembre sólo entregó 40.

    Gane apeló la decisión ante el Tribunal Superior de Cali, que ratificó el fallo a favor Azar el 10 de abril del 2008 y extendió el plazo de cuatro a seis meses para que las partes se pusieran de acuerdo o iniciaran un pleito civil para resolver la situación.

    Pasó el lapso otorgado por los jueces y las partes no conciliaron ni demandaron el acuerdo comercial. Así que los problemas regresaron en enero pasado, cuando de nuevo Gane dejó de entregar las cajas con formularios a Azar, según dijo un vocero del concesionario, “por el crecimiento inexplicable de Azar, que para esa fecha pidió 100 cajas”.

    La empresa de las chonticas presentó un incidente de desacato basado en la sentencia a su favor que protegió el derecho fundamental al trabajo de las 171 ‘chonticas’ que firmaron la tutela.

    La semana pasada el juez 19 penal decretó que no era procedente tal petición puesto que, según pudo comprobar, “Gane se excedió en cumplir la orden de protección constitucional pues sólo con 12 cajas y media habría bastado para asegurar el trabajo de las 171 accionantes. Los 20 millones de talonarios de chance entregados por Gane desde marzo del 2008 son suficientes para que mil colocadores de apuestas vendan chance durante 28 meses”.

    Más allá de las diferencias entre Gane y Azar, lo que hay en juego es quién se quedará con este millonario negocio en 2011, cuando termine el actual contrato y se abra la licitación para una nueva concesión. Los actores de este conflicto saben muy bien que para sobrevivir un negocio que cada vez es más codiciado, nada se puede dejar a la suerte.

    ¿Chance ilegal?

  • El debate sobre la legalidad de la venta de chance en Cali a través del Astro, por parte de Apuestas Azar, se centra en los derechos de explotación que cada mes debe pagar el concesionario a la Beneficencia.

  • Los formularios oficiales entregados por la entidad son la única manera de controlar la generación y el pago de esta renta estatal.

  • Es por eso que la venta de chance por medio de otro talonario podría conllevar a una violación de la norma, si se está evadiendo el pago de esa renta.

  • “El pago lo debe hacer el concesionario, y si no se hace se podría estar incurriendo en la comisión de un posible hecho punible, que ya le corresponde a la Fiscalía investigar”, dijo María del Pilar Carvajal, directora jurídica de la Beneficencia.

  • De ser así, de acuerdo con el Artículo 44 de la Ley 643 del 2001, la Beneficencia deberá proceder a la liquidación de los derechos de explotación no declarados e impondrá sanción desde el día en que se evadió el pago.



    NUESTROS USUARIOS OPINAN
    Opinar  
    Entrar Chat
    Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
    Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.

  • OTRAS NOTAS DE SECCION
    Transporte masivo
    Desde hoy el MÍO llega a la Carrera Primera

    Protesta
    Desplazados se tomaron la Iglesia de San Francisco

    Infraestructura
    Piden celeridad en las obras de la vía al mar

    Cali
    Caleños se inician en el alcohol a los 12 años

    Sintraemsirva
    “No somos culpables de la liquidación”

    Opinión
    Decisión absurda
    IMPRIMIR
    RECOMIENDE ESTE ARTICULO
    RECIBA ESTA SECCION
    POR EMAIL
    COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
    VER OPINIONES DE ESTA SECCION


      Copyright © 2005 www.elpais.com.co
    Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
    Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia