Google
Domingo 05 de julio de 2009

Cali
Armas de fuego, al gusto del consumidor

Por Unidad investigativa de El País

Tipos de arma. En la foto, que fue tomada en Cali la semana pasada, se pueden apreciar dos revólveres originales y una pistola ‘hechiza’. Ninguna de estas armas tiene salvoconducto, pero las tres hacen parte de las 200.000 que están circulando por las calles de la ciudad.
Las cifras son alarmantes: 588 personas fueron baleadas y murieron en Cali durante lo corrido del año y más de 1.500 armas de fuego han sido decomisadas en el mismo tiempo. Radiografía de un mercado negro que asusta a los caleños.



Jason se ríe y su ‘parcero’, en la otra esquina de la mesa, tuerce la boca. “Conseguir un arma en Cali es de lo más fácil”, afirman mientras se miran uno al otro.

“Vea, en el barrio uno pregunta quién sabe de un trabajito o quién ayuda a conseguir uno y nadie habla. Pero diga que tiene una ‘liebre’ (enemigo) y que necesita un fierro pa’ acabarla, y se lo consiguen en un abrir y cerrar de ojos”. Los dos jóvenes explican que en su realidad, llegar a los 14 años es casi el momento obligado para conseguir el primer arma ilegal.

Ellos nacieron, crecieron y se aprendieron a defender en uno de los tantos barrios marginados de la Comuna 15, que junto a la 13, 14 y 16 son los sectores de Cali donde, según las autoridades, circula el mayor número de armas clandestinas.

No es gratuito que precisamente en estas zonas, año tras año, se produzca el mayor número de muertes violentas ocurridas en la ciudad. Sólo hasta mayo del 2009 estás comunas registraron un total de 261 homicidios de los 699 que se cometieron en Cali, según estadísticas del Observatorio Social de la Alcaldía.

Y es que aunque algunos digan que es exagerado, fuentes oficiales no ocultan que en Cali pueden circular alrededor de 200.000 armas entre legales e ilegales, es decir, una por cada diez habitantes.

En el 2009 la Policía Metropolitana ha incautado un total de 1.512 armas, de las cuales 1.133 son hechizas y 379 originales (pero sin ningún tipo de documentación).

El general Gustavo Ricaurte, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, reconoce que “entre menos armas estén circulando, menos probabilidad tienen los delincuentes de actuar, lógicamente eso se refleja en las cifras de homicidios y demás delitos de alto impacto en la ciudad”

Cortas y largas

En la ciudad se mueven todo tipo de armas, desde artesanales hasta sofisticados fusiles. Esto afecta directamente la seguridad de la urbe pues, de los cinco homicidios que en promedio ocurren al día, el Observatorio Social explica que el 90% se lleva a cabo con armas de fuego.

De acuerdo con información de la Dijín, el 30% de las armas cortas ilegales que circulan en Cali provienen de Ecuador. Un porcentaje de las restantes son las robadas a vigilantes o guardas de seguridad, a las cuales después les liman la numeración para sacarlas al mercado negro.

“Una pistola automática 357 puede costar un palo y pedazo (más de un millón de pesos), por eso sólo la usan los que tienen plata. Si a un escolta se la pillan por aquí, cualquiera se le tira (roba)”, confiesan Jason y su parcero.

El decomiso de once fusiles y cinco subametralladoras, en lo que va corrido del año, pone en evidencia que en la ciudad también se está traficando con armas largas.

Estas son negociadas por los delincuentes en sectores como El Calvario y Sucre, sin embargo, se presume que son encaletadas en barrios como Siloé y Manuela Beltrán.

Debido a lo costosas (un fusil K-47 o un R-15 pueden costar $11 millones en promedio), las autoridades han detectado que éstas son adquiridas sólo por la delincuencia organizada. De hecho, debido a la captura de grandes capos, se presume que varias oficinas de cobro han quedado sin trabajo, por lo que han optado por sacarle provecho a la munición con la que quedaron.

“Las alquilan en unos dos millones de pesos y además se les debe dejar un depósito por la eventual pérdida del arma, en caso de que quien la alquiló sea capturado o resulte muerto mientras hace el trabajo”, explica una fuente de la Sijín.

Por precio, las armas que más se mueven en Aguablanca son las fabricadas artesanalmente. Un ex pandillero de este sector explica que para conseguirlas es algo así como pedirle un deseo a la lámpara de Aladino. “Uno dice -necesito un fierro para hacer tal vuelta- y alguien te dice ‘yo sé dónde’. Así, hablando se consigue lo que sea”.

Bueno, a él, el ‘genio’ se le apareció en su propio rancho, pues a través de un familiar consiguió su primer ‘changón’ (arma hechiza de un solo tiro). Poco a poco, “rebuscando por acá y por allá”, se pudo comprar una 9 milímetros, que en la calle actualmente se puede conseguir en unos $350.000.

Aunque según las autoridades en Siloé y Aguablanca se encuentran las fábricas artesanales, desmantelarlas no es sencillo pues los artilleros trabajan por encargo. “Vos la pedís y te dicen que te la tienen lista en tres días o en una semana. Vos nunca vas a ver que ellos tengan ahí en la casa el arma arsenal, porque donde caiga la ley… vea”, Jason se apunta con los dedos de su mano derecha en el cuello.

Hablando de armas y traiciones…

La bebida de Jason se va consumiendo mientras hace todo el recorrido de lo que en cuestión de armas se encuentra en las calles de la ciudad. Lo común para los pandilleros adolescentes es comenzar con el llamado ‘solo pepo’ (para un solo tiro). “Es algo así como la conocida ‘pacha’, pero más fea”, dice. Esta arma tiene la forma de un lapicero y se consigue hasta en $70.000.

Cuenta que se le puede meter hasta un tiro de fusil, pero como éste es muy delgado hay que saberle enredar un alambre. “Pero eso es un peligro, con el tiempo el tubo se empieza a soltar y se dispara sola. ¿Te acordás que así se mató ese man?”.

Sentados en la mesa Jason y su parcero recuerdan que “ese man” pasó su último día de vida montado en bicicleta y que en una mala jugada del destino se tropezó y, al bajar el pie del pedal, el ‘solo pepo’ se disparó. Fue un tiro mortal en su vejiga.

En la escala sigue el ‘changón’, lo que ellos llaman “el verdadero dolor de cabeza”. Según explican, funciona con un tiro de escopeta, el cual contiene entre 20 y 25 balines. Cuando se dispara, los balines salen esparcidos alcanzando un radio hasta de diez personas y, si la víctima está cerca: “si se le apuntan en la cabeza o la pierna, no queda nada”.

Su costo oscila entre $50.000 y $70.000, aunque también se consiguen reforzados, es decir con doble cañón, lo que subiría su precio a $120.000. Por el mismo valor se consigue una ‘pachita’, que es como un revólver con dos tiros.

Y cuando hay sólo un tiro, ¿qué pasa si no tienen puntería? “Nooo, eso es lo de menos, uno le tira a la montonera y a alguien le tiene que caer”, responden.

Están en lo cierto. Lastimosamente los más afectados con las balas perdidas son los niños. Mensualmente, un promedio de cinco menores llegan heridos al Hospital Universitario, sin saber quién o por qué les dispararon.

Alrededor de 10 pacientes llegan semanalmente a urgencias con heridas de bala, la mayoría en el cráneo. La cifra es la misma sólo en un fin de semana.

Para resumir, 588 personas han muerto en lo que va corrido del 2009 porque alguien así lo decidió y empuñó un arma o le pagó a otro para hacerlo.

  • En el 2009 la Policía Metropolitana ha incautado un total de 1.512 armas, de las cuales 1.133 son hechizas y 379 originales, pero sin ningún permiso, el cual otorga la Tercera Brigada del Ejército.

    Recompensas

    Según una directiva del ministerio de Defensa, a través del artículo 01 del 17 de febrero del 2009, se le dará recompensa a quien ayude a incautar armas y el valor de la misma se estipulará de acuerdo al tipo.

    Pistola, independiente del calibre hasta 500 mil pesos.

    Revólver, hasta 300 mil pesos.

    Fusil, hasta un millón de pesos.

    Ametralladora, hasta 800 mil pesos.

    Granada, hasta 200 mil pesos.

    Armas hechizas, hasta 50 mil pesos.

    Munición larga, por cartucho diez mil pesos.

    Munición corta, por cartucho hasta cien mil pesos.

    Valor de las armas en el mercado negro.

    Revólver 32 original, puede costar entre $350.000 y $550.000, dependiendo de la marca.

    Revólver 38, hasta $900.000

    Pistola automática, depende del calibre, desde $250.000

  • 1.099 revólveres han incautado las autoridades en Cali durante el 2009

  • 306 pistolas hacen parte de las armas recogidas en las calles de la ciudad este año

  • 89 escopetas también fueron descubiertas sin permiso circulando

  • 11 fusiles, que son armas de largo alcance, portaban los caleños sin salvoconducto

  • 5 subametralladoras, armas automáticas y de alto poder, fueron decomisadas en Cali

  • 2 carabinas completan el arsenal que ha sido incautado en distintas zonas de la ciudad

  • "Armas de todo tipo se alquilan en promedio por dos millones de pesos y además se les debe dejar un depósito por la eventual pérdida, en caso de que quien la alquiló sea capturado o resulte muerto mientras hace el trabajo”. Informe Sijín.

  • Una pistola automática puede costar un palo y pedazo (más de un millón de pesos), por eso sólo la usan los sicarios que tienen plata”. Pandillero de Aguablanca.



    NUESTROS USUARIOS OPINAN
    Opinar  
    Entrar Chat
    Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
    Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.

  • OTRAS NOTAS DE SECCION
    Cali
    Intensifican controles en centros de estética

    Cali
    Pedirán que EPS entregue drogas para el virus AH1N1

    Guardián Del MÍO
    Camino al trabajo con la vida en riesgo

    Cali
    Sismo, sin consecuencias lamentables

    Cali
    El Pacífico se toma la Capital

    Cali
    Analizan futuro de Emcali
    IMPRIMIR
    RECOMIENDE ESTE ARTICULO
    RECIBA ESTA SECCION
    POR EMAIL
    COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
    VER OPINIONES DE ESTA SECCION


      Copyright © 2005 www.elpais.com.co
    Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
    Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia