Google
Domingo 10 de febrero de 2008

Informe Exclusivo
Navarro, una historia que huele muy mal

Por: Carolina Bohórquez R.


Foto Jorge Orozco |El País
Más de 30 años lleva Emsirva contemplando el cierre de un basurero que es una amenaza para el medio ambiente de Cali y para la salud de sus habitantes. Radiografía de una vergüenza.

Luciendo unas marcadas patillas sobre la sien, Germán Villegas Villegas sentenció: “Con el relleno acabaremos el basurero abierto de Navarro, que es una verdadera vergüenza y afrenta para nuestra urbe”.

Parecería un pronunciamiento reciente, en respuesta a la tan anhelada solución al viejo basurero y a sus ‘hijos’: un cordón de montañas de basura al aire libre, que desde hace un lustro ha ido creciendo a su lado.

Pero no. Estas palabras fueron pronunciadas en 1974. El hoy senador Villegas, quien en esa época era gerente de Emsirva, anunciaba la creación de un relleno con las modernas tendencias de la ingeniería sanitaria para que Navarro pudiera ser desocupado y convertido en un terreno apto para la siembra de cultivos.

Anuncios de ese tipo se han realizado muchas veces a lo largo de los últimos 41 años, que es el tiempo que el ‘basuro’ lleva emitiendo gases y escurriendo lixiviados.

Navarro está conformado por el viejo depósito, que consta de dos cerros cubiertos con tierra, uno mide 45 metros y almacena residuos domiciliarios; el otro, que mide la mitad, se compone de residuos hospitalarios. Sumados contienen 18 millones de toneladas de basura, las cuales destilan a diario 7,5 litros por segundo de lixiviados, mientras que, una veintena de chimeneas queman gas metano.

Junto al gran gigante que en septiembre de 2001, cuando superaba los 60 metros de altura, se desplomó arrojando 350.000 toneladas al canal sur, se encuentra el relleno transitorio (debía funcionar entre 1999 y 2002). Una cordillera de basuras expuestas, de casi un kilómetro de largo y con alturas que oscilan entre los 23 y los 30 metros.

A su lado hay otro ‘Navarrito’, el lugar donde hoy se disponen las basuras de Cali, Jamundí y Yumbo. Tiene cuatro meses de vida y ya alcanza los 20 metros de alto.

Detrás de este cerro, El País, en un recorrido con ingenieros de Emsirva, de la Corporación Autónoma Regional del Valle, CVC, y de la Asociación Nacional de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, observó media hectárea de una laguna de lixiviados, que por estos días es adecuada para recibir más desechos, como otro depósito temporal.

En el recorrido se pudo apreciar que el viejo Navarro está tapizado de vegetación. Pero los expertos de CVC y Acodal se sorprendieron de ver escombros de construcción y dijeron que de continuar arrojando se afectaría la estabilidad del talud.

Emsirva dice que esos escombros son para trabajos del ‘basuro’ y que estarán allí temporalmente.

Acodal y la CVC también cuestionaron la basura a cielo abierto en el relleno transitorio, que había sido cubierto en 2003, y les inquietó ver allí basura fresca cuando supuestamente ésta se deposita en el ‘Navarrito’ de 20 metros.

El personal de Emsirva respondió que desde octubre pasado ya no está llevando la basura a este sitio.

¿Un cierre inesperado?

El manejo dado a esta laguna y el desorden observado en la actual celda, adonde llegan los residuos de Cali, Jamundí y Yumbo, sirvieron de argumentos a la CVC para anunciar el cierre definitivo del ‘basuro’, el martes de la semana pasada.

Ante la medida, Cali y sus dos municipios vecinos estuvieron en riesgo de que se declarara la emergencia sanitaria.

Emsirva dice que esta nueva celda cuenta con todas las especificaciones técnicas para continuar depositando residuos y que se lo había comunicado a la CVC con anterioridad.

Finalmente, el cierre se aplazó 45 días, que fue el término dado por CVC mientras se construye el relleno de Yotoco.

Encargado de lixiviados


A partir de abril, un consorcio integrado por ingenieros caleños y bogotanos será el responsable de reducir el nivel de contaminación de los lixiviados que produce Navarro cada segundo.

Emsirva pagará 14 pesos por cada litro tratado efectivamente por el nuevo contratista. Lo interesante de esta negociación es que incluye tecnología ‘criolla’. “Se trata de una máquina que haciendo uso de la dinámica de fluidos, logra disminuir la contaminación de los lixiviados”, dicen fuentes de Emsirva. Durante 15 días esta tecnología se pondrá a prueba para definir si se continúa o no con el contrato. Emsirva tiene planeado este año invertir en los lixiviados $3.900 millones.

Hoy existen cinco lagunas donde se almacenan este caldo tóxico producido por la descomposición de la basura. La CVC asegura que no se cumplen las normas técnicas para garantizar que los contaminantes no lleguen a las aguas subterráneas. Emsirva afirma lo contrario.
La medida de cerrar Navarro es respaldada por la Procuraduría General. De hecho, esa entidad el 17 de enero pasado le recordó a la CVC, en un documento conocido por El País, su condición de autoridad ambiental y la conminó a “tomar medidas legales contundentes y definitivas que sean necesarias para solventar la grave crisis de colmatación del basurero a cielo abierto que opera en el corregimiento de Navarro, lo más pronto posible”. Además, recomendó suspender la disposición final, definir el manejo de lixiviados ante la falta de una planta de tratamiento, realizar un cerramiento de Navarro para evitar invasiones y contar con un mecanismo de recolección y eliminación de gases.

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente, Juan Lozano, asegura que aunque las decisiones sobre Navarro las toma el municipio de Cali, junto con Emsirva y CVC, su despacho hará una vigilancia especial.

Otro punto que no está claro es cuánto vale el cierre del actual basurero y de dónde van a salir los recursos.

Se dice que el cerramiento cuesta $22.000 millones, pero este valor sólo alcanza para ejecutar las obras de clausura del relleno transitorio. Además, de ese monto Emsirva y el municipio apenas cuentan, por ahora, con $13.600 millones.

Sin embargo, no queda claro si ese dinero también cubrirá el cierre del actual vertedero, que podría costar $10.000 millones más, según la CVC.

Pero la gerente interventora de Emsirva, Susana Correa, ha dicho que no hay ningún problema, que los $22.000 millones presupuestados alcanzan para todas las obras.

La basura se va de Cali

La Empresa de Aguas y Aseo del Pacífico, Emapa, que obtuvo la licencia ambiental del terreno en Yotoco, e Interaseo, que se encargará de construir y operar el nuevo relleno, están corriendo y ajustando el cronograma. Ahora que la CVC otorgó 45 días más, antes del cierre definitivo, ellos han dicho que adecuarán una celda en ese lapso, pero que cómo mínimo necesitan entre dos y tres meses para terminar el relleno sanitario.

Más allá de la premura del tiempo, dos grandes obstáculos demoran la obra. Uno es que hasta la semana pasada seguía en trámite la licencia de construcción y el otro es que aún no se resuelve dónde quedará la estación de transferencia, pues en Yumbo, donde se tiene planeado ubicarla, se mantiene la oposición de los industriales.




La situación es complicada y se continúan estudiando opciones para llevar la basura directamente a Yotoco. Si se hace en los carros recolectores cambiarían las tarifas que ya Emsirva tiene calculadas. La alternativa es llevar los residuos en barcazas por el río Cauca. Pero esta posibilidad tiene sus contras. Los ambientalistas temen la contaminación del río y Sintraemsirva, que las tarifas se incrementen.

Datos del ‘basuro’

Navarro empezó en 1967 como un depósito en una excavación sin ningún control técnico, del tamaño de un campo de fútbol (los caleños sacaban tierra para construir diques y detener las inundaciones por el río Cauca).

El 29 de septiembre de 1984, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, le vendió a Emsirva 40 hectáreas aledañas, las mismas que le pertenecieron al Ingenio Meléndez hasta 1969. Por la compra, Emsirva pagó $19’600.000.

La inversión en la clausura de la cordillera transitoria, según Emsirva, será de $10.120 millones en 2008. Comprenderá el sellado de los vasos A, D y F; sistema de manejo de aguas lluvias; tratamiento de lixiviados; captación y quemado de biogas; la continuidad del plan social (se han capacitado 63 recicladores, en convenio con el Sena. Se capacitarán 600 más) y trabajos de interventoría

$12.087 millones es la inversión que Emsirva tiene planeada para la segunda etapa del sellado del transitorio.

Metales en aguas cercanas

En los pozos alrededor de Navarro, que utiliza la CVC para vigilar la contaminación que éste produce, hay evidencias de plomo y cadmio.

El descubrimiento es preliminar y es parte de un estudio que adelantan, desde febrero de 2007, la Escuela de Salud Pública y las facultades de Ingeniería y de Ciencias Naturales de la Universidad del Valle. Los datos de este trabajo sólo quedarán consolidados en febrero de 2009, cuando se conocerán los resultados definitivos.

El hallazgo preocupa a los expertos consultados por El País, ya que esos metales pesados son una de las principales causas de malformaciones congénitas entre los humanos.

El trabajo, apoyado por Colciencias, busca determinar los factores ambientales asociados a la ocurrencia de malformaciones congénitas en la ciudad, así como identificar las rutas que pueden tomar estos metales pesados a lo largo del río Cauca.

Por ello, ya se están haciendo muestreos con las madres de los niños que han presentado malformaciones en Cali. Estos muestreos comenzaron en el Hospital Universitario del Valle, HUV, y luego se harán en otros centros hospitalarios de nivel III, entre ellos, la clínica Valle del Lili.

El estudio busca evaluar a 60 niños con malformaciones, procedentes de diferentes sectores de la ciudad, para comparar estos casos con los de 120 pequeños que no las padecen.

En Univalle analizan si el consumo de peces o el riego de cultivos, sería la principal razón de contaminación que afecta a las comunidades aledañas al río Cauca. El consumo de agua podría descartarse, pues el riesgo disminuye por la acción de las plantas de tratamiento de Emcali.

“Por muy bien manejado que esté un relleno, no debería existir población a una distancia menor de dos o tres kilómetros”, dice Fabián Méndez, investigador de Univalle.

Hace dos años, en el HUV hubo conmoción por ocho bebés que nacieron con problemas de sirenomelia (fusión de los miembros inferiores) y ciclopía (presencia de una única órbita facial). La mayoría de estos niños provenían de hogares de Aguablanca, situados a menos de tres kilómetros del río Cauca. ¿Serán hijos de Navarro?

“Más basura en Navarro es ilegal”

La construcción de nuevas celdas o depósitos, para almacenar residuos sólidos y lixiviados, que se viene dando en una zona adyacente al vertedero de Navarro, es ilegal.

Esa es una de las 13 conclusiones a la que llegaron los técnicos de la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, quienes inspeccionaron Navarro, por última vez, en el segundo semestre del 2007.

Su informe respalda el llamado de atención que le hizo este año la Procuraduría General de la Nación a la CVC. En él se hace referencia al actual sitio de disposición, diferente al relleno transitorio.

El documento reitera que esta construcción no cuenta con licencia ambiental y que sólo está soportada por un acta de entendimiento, suscrita el 7 de diciembre de 2006, entre el Ministro de Ambiente, la gerente de Emsirva, Susana Correa, el Alcalde de Cali y el Director de la CVC de ese entonces.

En respuesta a los cuestionamientos, José William Garzón, director saliente de la CVC, dice que la orden de cierre emitida la semana pasada obedece a las presuntas irregularidades encontradas en la actual celda. También menciona las multas a Emsirva, que alcanzan más de $4.000 millones en los últimos nueve años, y que hasta ahora no se han pagado, según Emsirva, por falta de recursos.

No obstante, la gerente de Emsirva dice que “no se necesita licencia ambiental” para seguir depositando basura en la zona.

La Procuraduría también cuestiona el plan de sellado de todo el conjunto que hoy compone el basurero de Navarro. La lista de críticas es larga: no se ha garantizado la estabilidad geotécnica, ni el confinamiento de los residuos, lo que pone en riesgo la estabilización biológica de los mismos; no se han construido las obras de drenaje para evacuar las aguas lluvias, no existe un plan de monitoreo para los gases y calidad del aire y del suelo, así como tampoco se han iniciado las obras para mejorar el paisaje.

Emsirva niega que esto sea así y asegura que hay manejo técnico en el lugar.

Cinco lagunas siguen en entredicho

A Acodal le preocupa que los lixiviados se observan por fuera de la tierra y que no exista una planta de tratamiento (en Navarro hay dos estructuras oxidándose, una de ellas, en la que en el pasado se invirtieron $500 millones y que nunca funcionó). Los expertos de Acodal rechazan que las cinco lagunas estén al tope y que se dependa del proceso natural de evaporización. Emsirva responde que existen microorganismos que consumen la materia orgánica. Anotan que estas lagunas desaparecerán. Quedará sólo una.

Zapallos, leucadena y escombros

La vieja montaña de Navarro de residuos domiciliarios y un segundo cerro con las basuras hospitalarias están totalmente reforestados en un terreno de 17 hectáreas. El País, junto con los expertos de Acodal, CVC y Emsirva, observó en el viejo Navarro un depósito de escombros en una parte de la cima, junto a una siembra de especies arbóreas como la leucadena. Hay pequeños cultivos de zapallo al final del camino de ascenso.

Acodal reitera que estas viejas montañas deben ser emblemáticas. En la cordillera, llamada relleno transitorio, los expertos dijeron que no vieron las viejas chimeneas.




NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
Entrar Chat
Los mensajes listados a continuación corresponden a los lectores.
Elpais.com.co no se hace responsable por el contenido de los mismos.

OTRAS NOTAS DE SECCION
Cali
Basuras ‘navegan’ en el río Cauca

Transporte
Aún no arranca el MÍO

Cali
Decomisaron un millón de dólares

Opinión
Otra vez los ejidos

Breves
Cali
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION


  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscripción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia